Con viento a favor

Con viento a favor

Hernán Díaz, uno de los más destacados músicos riojanos de estos tiempos presentó la semana pasada un nuevo sencillo que lleva el sello de calidad que lo caracteriza, sumado a un guiño hacia la evolución instrumental, que llega a partir de nuevas búsquedas. Desde Aimogasta, montado al viento de un mañana que será mejor.

Viento. Así se llama la canción que Hernán Díaz presentó la semana pasada a través de las plataformas digitales y que es acompañado de un videoclip que pone en imágenes la calidad y calidez de un trabajo que lleva su sello, desde la voz y los acordes. Es, sin lugar a duda, uno de los músicos más destacados con los que cuenta La Rioja en estos últimos tiempos, en los que fue dejando huellas a partir de producciones en las que la originalidad es una característica esencial, pero también la búsqueda del acercamiento hacia una perfección posible como señal distintiva. Desde ese lugar, precisamente, pero sin dejar atrás todo lo vivido y experimentado, Hernán Díaz apuesta ahora a una evolución instrumental, al tiempo que abrir la puerta a nuevos géneros, aunque siempre con la mirada puesta en el rock que lleva adherido a su esencia.
Hernán Díaz es un músico y compositor nacido en Aimogasta, La Rioja. Como tal, recorrió los principales escenarios del país e integró la banda “Le vitalis”, con la cual en el año 2014 fue finalista del concurso nacional Rockea Buenos Aires. Además, fue ganador del concurso “Vamos las bandas 2017”, organizado por la Secretaría de Cultura de La Nación, en donde su canción fue elegida por Lito Vitale. Un año después fue convocado para cantar la canción patria “Aurora” transmitida en vivo a todo el país en conmemoración del Día de La Bandera. En 2019 lanzó “El destino es el olvido” su primer disco EP solista de rock. Integrado por cuatro canciones de su autoría. A finales de ese mismo año, publicó un video conceptual en el género conocido como video full álbum, el primero de este tipo en la Provincia, que acompaña todas las canciones del disco. En 2020 fue jurado del concurso Pre-Chaya.
Con todo ese bagaje conquistado, pero también con tanto por descubrir aún en el camino de la música, el compositor aimogasteño abre las puertas de su universo a 1591 Cultura+Espectáculos para hablar sobre este nuevo lanzamiento que ya se afianza en el aire imperceptible de las redes y que promete marcar un antes y un después en su inquieto derrotero de acordes.  
“Me fui a un estudio en Aimogasta, con un poco más de equipamiento; a esta canción la tenía hace unos tres años, tenía una estrofa y un estribillo. Completé la letra, que salió muy rápido y fui a grabarla la semana siguiente; hice dos tomas con la guitarra y dos tomas con la voz y me gustó mucho como sonaba. Luego estuve pensando qué hacer con esta canción. Esos son momentos muy complicados porque no me gusta publicar algo de lo que no estoy muy seguro. Entonces durante varios días me obsesioné con esta canción, hasta que dije que ‘sí’ y empecé a buscar a otros músicos y a pensar en la instrumentalización”, cuenta Hernán cuando se le pregunta por “Viento”, una canción que terminó por ver la luz en tiempos de pandemia.
Precisamente, por la pandemia, la rutina de Hernán Díaz, en la normalidad entre Aimogasta y La Rioja, quedó supeditada a la tierra por excelencia de las aceitunas, desde donde continuó con su labor docente y con su estrecha relación con la música, una especie de simbiosis. E incluso se anima a afirmar: “si no hubiese sido por la pandemia esta canción seguiría guardada”.
“Viento es una canción muy especial y diferente a las demás, principalmente por el género. Escucho mucha música, me encanta el folklore, pero no me considero un cantante del folklore ni soy un exponente de eso” confiesa y aclara, además: “no era mi intención publicar una canción de folklore”. Sin embargo, reflexiona ante esta cuestión y concluye también que “la letra es muy distinta; tengo 26 años y hay muchas canciones que se publicaron y que las hice cuando me mudé a La Rioja. Hubo tres o cuatro años en los que hice muchas canciones; luego las recupero y las trabajo. Pero esta canción tiene una letra muy distinta; mis otras canciones hablaban mucho del amor, de cuestiones de pareja, de desengaños. Esta canción no tiene nada que ver con eso”, afirma. Y va, incluso, un poco más allá: “el viento representa un elemento de la naturaleza con mucha fuerza y con el poder de arrasar un lugar y renovarlo, cambiarlo; lo veo como algo muy espiritual, personal, íntimo, de dejar cosas en el pasado, que nos afectaron, que cargamos, soltar eso y abrirse a lo nuevo, esperando lo mejor en ese futuro”.
Hay, en el músico riojano, una evolución. Y con este nuevo trabajo, Hernán se apresta a demostrarlo. Por eso destaca, entre otras cosas, una frase que asocia directamente con el “flaco” Luis Alberto Spinetta: “mañana es mejor”. “Me gustaba la idea de destacar esa frase en honor a Spinetta; esa frase forma parte del rock argentino y es inolvidable; es un pequeño homenaje”, sostiene.



DE RAÍZ MÚSICO
Hernán cuenta que descubrió jugando que le gustaba la música. De pequeño, con los ladrillitos se armaba un micrófono, una torre gigante, y desandaba sus horas entre guitarras de juguete. Vivía, además, escuchando la radio y grabando en un casete sus canciones favoritas. También se grababa cantando. Hasta que a los 8 años, recuerda, su mamá le regaló una guitarra. Ese fue uno de los momentos más importantes de su vida, asegura. “Gracias a esa guitarra empecé a tomar clases y con el paso de los años fui aprendiendo un poco más. No quería ser cantante, pero las situaciones se fueron dando y al final termine cantando mis canciones”, cuenta el músico aimogasteño a 1591.
Siempre fue Aimogasta la que lo acunó en sus brazos, hasta que, al finalizar la secundaria, decidió recalar en la Capital, donde estudió el Profesorado de Música. Fue en esos años cuando fundó la banda “Le vitalis”, con la que marcó importantes hitos en su carrera como músico y compositor, concursos mediante, lo que le permitió recorrer parte del país junto a sus compañeros de ruta.
“Fue muy importante en primer lugar el cambio de ciudad -recuerda Hernán sobre los tiempos en que decidió vivir en La Rioja-; pasar a vivir en la Capital, nuevos amigos, personas que no conocía, formar una banda, apoyarnos, impulsarnos. En Rockea BA, pasamos a la final y fue una locura; nos llevaron de gira por Bariloche, por Mendoza, tocamos en el estadio Único de la Plata. Éramos como estrella de rock; éramos la banda soporte de los artistas principales, en horarios donde el predio estaba colmado de gente. Fue una época muy linda, inolvidable”, afirma.  
Sin embargo, lejos de recostarse en la comodidad de las conquistas compartidas, sobrevino para Hernán una etapa en la que sintió la necesidad de probar en solitario. “No tuve ganas de seguir con un compromiso. No tenía ganas de estar; tenía que ocuparme de recibirme, tenía muchas cosas en la cabeza. Además, quería hacer las canciones que yo quería y como yo quería. Me gusta tomar las decisiones importantes, pero no fue nada personal con la banda; la mayoría de los integrantes de la banda siguen conmigo ahora, los sigo convocando. De hecho, tres de ellos trabajaron en Viento”.
No obstante, el destino lo pondría nuevamente en la ruta de los concursos, consagrándose ganador en 2017 de “Vamos las bandas”, organizado por la Secretaría de Cultura de La Nación, y en donde su canción fue elegida por Lito Vitale. Nada más y nada menos. “Fue muy shockeante -afirma- esa experiencia de viajar a Buenos Aires, conocer a Vitale, grabar en su estudio, tocar con él. Tenía que salir a dar la cara. Tocamos Aurora y fue transmitido a todo el país; algo que me superó en el momento. Fue entonces que decidí hacer mi apuesta más grande con “El Destino es el olvido”, una gran inversión económica. Fue mi primer lanzamiento grande”.
A “El destino es el olvido” lo lanzó el año pasado. Fue su primer disco EP solista de rock, integrado por cuatro canciones de su autoría. A finales de 2019, publicó también un video conceptual en el género conocido como video full álbum, el primero de este tipo en La Rioja, y que acompaña todas las canciones del disco.
“Me sentí muy satisfecho, era mucha la inversión, muchas las expectativas, las emociones. Nos preparamos muchísimo, y tuvimos un gran resultado; aprendimos mucho de los estudios de grabación, de trabajar con ingenieros de sonido profesionales. Las canciones gustaron mucho, pudimos seguir tocándolas. Luego vino el video full álbum, con una gran producción”, recuerda. Y, desde ese lugar, se reafirma: “le doy todo a la música. Los míos son trabajos completamente independientes. Todo lo que trabajo lo invierto en esto, casi todo. Cubro mis necesidades básicas y todo lo demás va a la música”.



SOPLAN VIENTOS…
El más reciente lanzamiento de Hernán Díaz, “Viento”, es una nueva apuesta a la que el músico asiste con las mismas armas de siempre. Su entrega y su compromiso; su amor por la música y la convicción de generar productos que se acerquen siempre a la perfección posible. Sin embargo, esta canción nacida en tiempo de pandemia, lo ubica en un territorio distinto al de las producciones anteriores. “Es otra forma de pensar, de liberarse de los géneros. Fui del rock a una canción de raíz folklórica, la letra, los procesos de grabación, en home estudio. El pensamiento a la hora de grabar, pensar en algo más instantáneo. Dos tomas y configurar la mente para dejarlo salir, aceptación y maduración, sin buscar la perfección. Aceptar eso, que uno no puede cantar todos los días de la misma manera”.
Soplan vientos de cambio para el músico aimogasteño. “Pienso que ‘Viento’ puedo abrirme otros espacios, otros escenarios; esta canción muestra de alguna manera que mi música puede también abrir otras puertas. Sin embargo, siento que voy a ir haciendo la música y las canciones que me representan en un momento determinado. Uno siempre está buscando esa canción que llegue a más personas, pero eso depende de muchos factores, entre ellos la suerte. Esta canción es la que arrancó con mayor repercusión de todos los trabajos previos. Esperamos que abra nuevas puertas”.
Sin embargo, y más allá de los nuevos territorios explorados, una de las características de la carrera musical de Hernán Díaz ha sido siempre la innovación, vinculada también a los nuevos tiempos que corren, que en nada le son ajenos. “A principios de año estuve a punto de mudarme a Córdoba. Suspendí esa mudanza y menos mal que no me fui. Actualmente estoy pensando qué es lo que más me conviene. Tengo un gran equipo de trabajo en La Rioja. Las redes sociales, la virtualidad, permiten otras posibilidades y la verdad es que no sé muy bien si en este momento me iría. Se pueden organizar espectáculos, se puede armar alguna gira, pero seguir trabajando desde donde uno es. El escenario del rock creo que está cambiando y en la escena de la nueva generación hay provincias como Mendoza, Córdoba, Santa Fe, Salta que tienen exponentes que se los reconocen en todo el país. Lucho por eso, porque se encuentre un exponente de La Rioja que pueda ser reconocido en todo el país. No en el folklore, porque hay muchos artistas importantes, estoy hablando de la escena del rock y de las nuevas generaciones”.
Y si de nuevas generaciones se trata, plataformas y redes sociales aparecen necesariamente en un horizonte en el que la música se diversifica y llega de maneras disímiles. “Me tocó comenzar así -afirma Hernán-, arrancar en este mundo donde el disco físico casi no existe. No es algo importante el disco, es lindo tenerlo, me encanta, sigo comprando discos, pero ya no es fundamental. Trato de mostrar la música de la mejor manera, con la creatividad de la gente que trabaja conmigo; hacerlo de la mejor manera. Nos preocupamos mucho por pensar en un producto, no en lo que está de moda; algo llamativo, interesante, que proponga algo nuevo en lo posible. Es lo que tratamos de mantener, nunca bajar de calidad. Si no tiene la calidad que se merece, queda descartado” afirma Hernán, que tampoco pierde de vista las nuevas formas de difusión, acentuadas durante la pandemia.
“Es algo de lo que voy aprendiendo día a día, a medida que vamos lanzando nuevos productos o proyectos; me parece fantástico, no estoy en contra, hay que sumarse y aprender, hay muchas herramientas que se pueden utilizar. Mostrar un buen producto, un buen audiovisual es fundamental. Hay que elaborar las estrategias de lanzamiento. En lo personal, soy bastante reservado con mí día a día, con mi privacidad, con mi intimidad, pero trato de abrirme más, sin ponerme en la personalidad de alguien que no soy. Hay que aprender a emplear las redes sociales; hay muchas estrategias, maneras de llegar a más personas”, concluye. Y con viento a favor, lo sabe mejor que nadie, puede llegar cada vez más lejos.



INFLUENCIAS

Me influencian mucho Jorge Drexler, Andrés Calamaro, Fito Páez, Luis Alberto Spinetta, Charly García. Pero los tres que nombré al principio me influencian muchísimo; los escucho muy obsesivamente. Tengo sus discos, libros. Presto mucha atención a los arreglos musicales. El disco “Giros” de Fito Páez me provocó una gran conmoción. Adoro ese disco, porque para mí fue muy importante, me hizo pensar en muchas cosas respecto de la música.

HAY MUCHO FUTURO


En estos últimos años hay muchos nuevos artistas a nivel nacional y en la Provincia; bandas que están renovando el mundo del rock, como Conociendo Rusia, Banda Los Chinos. Me gusta mucho también lo que hacen Ana Robles, Juan Arabel, Gredales. Hay muchos nuevos talentos y me gusta que se apueste por cosas novedosas. Hay muchísimos artistas que están logrando un espacio. En la Provincia también hay mucho futuro y muchas bandas jóvenes que están trabajando muy duro.

ENCONTRAR ESPACIO

Extraño mucho, principalmente a mis compañeros, a mis amigos, que es la gente con la que hago todos estos proyectos. Siempre me apoyan, estamos contactados a la distancia. No los puedo ver desde hace ocho meses, no puedo encontrarlos en persona, pero estuvimos festejando el estreno de Viento por videollamada. Me gustaría poder volver a compartir esta vivencia en La Rioja, en Aimogasta, donde tengo mi familia, mi trabajo. Apostar y arriesgar por ir a otros lugares también, encontrar espacio en los grandes festivales. Ese es el principal objetivo.

RITUAL

Probablemente esta canción (Viento) quede en un sencillo; no tengo otras canciones que crea que puedan integrarse en un disco. Si estoy preparando un próximo EP, pero lo voy a grabar en 2021, en los primeros meses. Tengo contratado el mismo estudio donde grabé “El destino es el olvido”. Vamos a hacer un poco todo ese ritual, ese trabajo que lleva mucho tiempo hasta terminar de grabar.

(La presente entrevista fue publicada en el suplemento 1591 Cultura+Espectáculos de diario NUEVA RIOJA)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

8 − 4 =