La evolución del folklore

La evolución del folklore

Vienen de presentar el tema “Septiembre azul”, pero ya se proyectan hacia la producción de un clásico de nuestro folklore al que van a versionar con su estilo. Desde el lanzamiento de su disco “Evolución”, en 2020, los Tahue no paran de crecer como agrupación, pero también en la preferencia de un público que comienza a ubicarlos en un sitial de privilegio.

El escenario de nuestro folklore es tan amplio como diversificado. De norte a sur y de este a oeste del vasto territorio nacional ofrece diferentes perspectivas, sonidos y colores que, en definitiva y más allá de los gustos particulares, lo mantienen con vida y en confluencia permanente con todo lo que lo rodea, aunque siempre con identidades marcadas, atravesadas por las vivencias que se entrelazan, además, a las raíces culturales de cada mirada. Es así como el folklore va abriendo paso, desde esa amplitud tan característica, a nuevas expresiones, a nuevas voces que desde una propuesta genuina y comprometida apuestan a dar continuidad a un cambio, a una transformación que no sólo es lógica -dada las circunstancias a las que asistimos-, sino también necesaria. 

Por ese camino va desandando su historia Tahue agrupación que en la actualidad es reconocida como “la voz joven del folklore”, pero que es, sin lugar a dudas, una voz autorizada como para sentar los fundamentos de la evolución del folklore que se viene y que, en virtud de los hechos, ya es una realidad palpable y creciente. Y, sobre todo, audible. Se puede escuchar, se puede sentir y se puede dimensionar a partir de un trabajo maduro, comprometido y con clara visión de futuro.     

Integrada por Julio Fimiani (guitarra, charango y voz), Santiago Álvarez (guitarra y voz), Sergio González (primera guitarra y voz) y Emiliano García Pérez (bajo, piano  y voz), Tahue lanzó recientemente su última producción “Septiembre azul” -ya suena en todas las plataformas y redes sociales-, que viene a solidificar una propuesta musical con sello propio y que no sólo les permite continuar por el camino del crecimiento como agrupación, sino tambien entrar en la preferencia de un público que comienza a ubicarlos en un sitial de privilegio que les abre las puertas, además, a soñar en grande. 

Desde ese punto de partida, y en diálogo exclusivo con 1591 Cultura+Espectáculos, Julio Fimiani, Santiago Álvarez y Emiliano García, tres de los integrantes de Tahue, dieron a conocer sus puntos de vista sobre lo que vienen realizando como agrupación, al tiempo que efectuaron un análisis sobre el escenario del folklore actual y los hitos que quisieran poder alcanzar, sin dejar de poner, en ningún momento, los pies sobre la tierra.    

DESDE EL LANZAMIENTO DE “EVOLUCIÓN” VIENEN TRABAJANDO CON MUCHA INTENSIDAD, CASI SIN PARAR Y OFRECIENDO A SU PÚBLICO PROPUESTAS CASI CONSTANTES, DEJANDO ATRÁS TODO IMPEDIMENTO QUE PUEDA SUPONER LA PANDEMIA…

SANTIAGO ALVAREZ- Después del disco “Evolucion”, que para nosotros fue un cambio muy importante respecto de cómo encarábamos el proyecto y fue una apuesta fuerte de sacar el primer disco, y por suerte tuvo muy buena recepción por parte de la gente, nos sentimos motivados a no frenar, a pesar de la pandemia y no poder salir a tocar, nos sentimos motivados a seguir. Encaramos el año pasado mismo con la idea de hacer un streaming en vivo porque no se podía salir a tocar y también por suerte tuvimos mucha gente que se sumó, que fue otro empujon para seguir laburando. En el verano, en cuanto se cerraron todas las posibilidades nos encerramos en el estudio y dijimos ‘bueno, a laburar en sacar algo nuevo’, no frenar y aprovechar este tiempo. ‘Septiembre azul’ ya estaba escrito, lo retomamos, lo laburamos de cero y estamos muy contentos, no sólo por cómo quedó, sino también por la respuesta; hubo mucha gente que se pudo contectar con el tema y darle un sentido, sobre todo en estos momentos dificiles.

EN LO PUNTUAL, ¿CÓMO LOS AFECTÓ LA PANDEMIA EN EL TRABAJO QUE VENÍAN HACIENDO? ¿QUÉ REINGENIERÍA DEBIERON HACER PARA ADAPTARSE A ESTA NUEVA REALIDAD?

EMILIANO GARCÍA PÉREZ- Creo que la adaptación fue un poco como nos pasó a todos en todos los órdenes de la vida, al principio un poco incierto, porque primero pensamos que eran sólo 15 días y luego fueron 15 días más y 15 días más, hasta que llegó un momento en que dijimos ‘qué hacemos’ y de a poco nos fuimos reinventando; lo importante era seguir en movimiento. Nos vamos a terminar acostumbrando a esto si es que llegó para quedarse, pero prefiero la otra opción que es que volvamos lo más pronto posible a la otra realidad.

JULIO FIMIANI- Esto fue en marzo y en abril arrancamos a producir desde casa algunas versiones con otras bandas amigas; después hicimos otra versión de una canción nuestra, también grabándola desde casa, con un video, con una gran logística, hicimos una versión con la gente que nos mandó videos y que editamos y está subida a youtube, hasta que sacamos el disco que teníamos guardado. Pero enseguida dijimos ‘no podemos quedarnos quietos hay que seguir estando de alguna forma’ y nos pusimos a trabajar con la suerte de que tenemos un estudio propio y podemos grabar nuestra música sin la necesidad de movernos mucho. 

SA- Veníamos de tocar casi todos los fines de semana en las peñas de Buenos Aires y fue un proceso parecido al de las otras personas en el sentido de que bueno, de a poquito decías ‘son quince días, bueno, hacemos esto, o nos tomamos estos 15 días para frenar, para seguir’; los lugares en donde tocábamos no abrían, entonces nos faltaba tal vez no sólo el contacto con el público, sino también la motivación de decir ‘bueno, para qué estamos tocando si no salimos al escenario’. De a poco fuimos encontrando pequeñas cosas: los proyectos de tocar en casa, armar videos con otras bandas, con nuestros seguidores, las cosas que iban surgiendo a medida que iba avanzando la pandemia y nos podíamos reinventar, y buscando nuevos objetivos. Veníamos tocando y estábamos acostumbrados a sacar un tema y a tocarlo en vivo, y hubo que buscar una dinámica nueva de laburo y de a poco fuimos construyendo esa dinámica. Tenemos la suerte de tener el estudio propio y de poder cerrarnos a trabajar y generar estos materiales y encarar el laburo de otra manera.

¿FUE POR EL CONTEXTO DE PANDEMIA QUE TERMINÓ DE CERRAR LA IDEA DE GRABAR EL DISCO?

JF- Al disco ya lo teníamos terminado en diciembre de 2019. Sacamos dos cortes, uno en noviembre, otro en diciembre y el disco iba a salir en marzo, pero nos encontramos con todo esto, como todos; frenamos el lanzamiento y esperamos y lo terminamos sacando en agosto de 2020, ya sabiendo que no íbamos a poder tocar en vivo ni nada, pero decidimos sacarlo igual. La verdad que anduvo muy bien; trabajamos con la gente del equipo, con Carolina (Maldonado) en prensa, con la gente de la distribuidora que es Believe, con la gente de Warner Chappell, trabajamos muy bien y terminamos haciendo un streaming, que fue una especie de presentación, esperando a que en el verano hubiera festivales.

¿CÓMO FUE EL ARMADO DE “EVOLUCIÓN”, LA ELECCIÓN DE ESAS SEIS CANCIONES, CÓMO SE FUERON GESTANDO?

JF- Tenemos una ventaja que es que los cuatro componemos y teníamos material, había bastantes canciones para elegir; quizás el límite era más de presupuesto que de canciones, por eso elegimos seis. Hoy en día hacer un disco largo es difícil, en general se está yendo al EP por un tema de costos. Elegimos un tema de cada uno y dos covers. Quisimos hacer un clásico y elegimos un tema más pop, que es “Bonita”, una canción de mediados de los 2000 que fue muy famosa y que hicimos nuestra versión folklórica, y después son canciones nuestras. A partir de ese disco empezamos a trabajar con productor, se sumó Sebastián López, de Los Tekis, a tocar los charangos; Darío Pacheco, el bajista de Luciando Pereyra, sumó los teclados, se armó un equipo de producción además de nosotros y el resultado fue un salto de calidad muy grande. Estamos muy contentos porque cambiamos el sonido, nos gustó lo que quedó y estamos en ese camino.  

USTEDES VIENEN TRABAJANDO DESDE 2015, CUANDO ARRANCARON. ¿ESTÁN BUSCANDO, JUSTAMENTE, UNA EVOLUCIÓN, UN CAMBIO EN EL SONIDO, EN LA ESTÉTICA SI SE QUIERE, CÓMO VIENEN PLANTEANDO ESTAS CUESTIONES HACIA ADENTRO?

SA- Tal vez ‘Evolución’ en ese momento venía a representar todo lo que había pasado con el grupo desde 2015 en adelante. Yo fui el último en sumarme al grupo y cuando yo me sumé éramos ocho. Por las cosas de la vida, algunos se fueron yendo. Cómo dice Julio también, cuando la cosa se empieza a profesionalizar y hay que tomársela más en serio esos filtros van ocurriendo. En el medio también tuvimos un cambio de nombre por un tema de registro de marcas y el concepto de evolución creo que simbolizaba para nosotros lo que estaba pasando y lo que se estaba gestando en Tahue como grupo, todo ese andar, ese caminar desde 2015 hasta el año en que sacamos ‘Evolución’ y cómo fue cambiando la concepción misma que teníamos del grupo, de cómo tocar y con eso iba cambiando también el sonido. ‘Evolución’ venía a representar un poco todo eso: los cambios que se venían dando en nosotros y en el grupo y que confluían directamente en esas seis canciones que grabábamos ahí para representar un poco lo que éramos en ese momento. La continuación de ese disco es ‘Septiembre azul’. El disco lo que nos dio fue un método de trabajo, empezar a trabajar con otras personas en distintos aspectos: en prensa, en mastering, en producción; fuimos adquiriendo un método de trabajo. Tal vez nosotros estábamos más metidos en ir a tocar en vivo, y esto de trabajar en el estudio nos hizo encontrar un mecanismo de trabajo y así fue como empezó a surgir ‘Septiembre azul’. Siempre está bueno tener una mirada ajena al grupo y ‘Evolución’ nos dio el método de trabajo y la posibilidad de conocer a muchas personas que hoy siguen trabajando con nosotros y forman parte de lo que para nosotros es la familia Tahue.    

LO GENUINO, LO DIFERENTE

Tahue emerge como una voz, como una expresión alternativa dentro del amplio y complejo escenario del folklore nacional, en donde las diferentes geografías y territorios van poniendo su visión particular, su manera de concebir a un género al que se llega no sólo por elección, sino también por las raíces que se generaron en alguna etapa de la existencia de cada uno de sus integrantes, ligadas siempre a lo emotivo que ancla su razón de ser en los entornos cercanos, en los contextos familiares. Pero en el caso de Tahue, no se trata únicamente de esa simiente, sino también de la confluencia de otras expresiones musicales que vienen a hacer un aporte fundamental a la hora de buscar dar forma a una propuesta diferente, aunque siempre desde esa matriz esencial que los llama, que los convoca hacia sus orígenes. Incluso, en un espacio que no suele ser asociado tan directamente con el folklore.  

DESDE AQUÍ, DESDE NUESTRO ESPACIO, UNO TIENE UN CONCEPTO RESPECTO DEL FOLKLORE MUY LIGADO, SI SE QUIERE, A LAS PROVINCIAS DEL NORTE, A DETERMINADOS REFERENTES, Y DE ALGUNA MANERA -ERRÓNEA- UNO NO VISUALIZA AL FOLKLORE EN BUENOS AIRES, GEOGRÁFICAMENTE HABLANDO. ¿PARA USTEDES FUE SIEMPRE EL FOLKLORE? ¿FUE SIEMPRE ESE GÉNERO MUSICAL EL QUE LOS MANTUVO UNIDOS?

EGP- Es una pregunta que yo siento que puede calar bien profundo en lo que es el grupo. La primera respuesta es indudablemente que sí porque el folklore es el género que nos unió en el origen del grupo y es el género que con sus colores, que los fuimos encontrando a lo largo de estos años, nos sigue uniendo. A veces tocamos una canción tipo balada, alguna huaino que quisimos hacer alguna vez y se nos terminó yendo hacia el reggaeton, pero cuando tocamos folklore nos suena como que nos miramos y decimos qué buenos que somos (risas). 

JF- El folklore es lo que mejor nos sale; nos ponemos a cantar Chalchaleros y, no es porque seamos nosotros, pero nos sale re bien, nos sale lindo. Es algo que escuchamos desde muy chiquitos; en nuestras casas se escuchaba folklore y lo que escuchaste a esa edad, ya te queda, es como tu lengua materna. Uno aprendió la música con eso. Y por más que uno después escuche muchas cosas, que estemos en la ciudad, que haya música urbana, que nosotros mismos mezclemos los géneros, que nos encanta hacer eso también, nuestro idioma común es el folklore. 

DE TODAS FORMAS EL FOKLORE TAMBIÉN HA HECHO UNA EVOLUCIÓN IMPORTANTE, MUCHA FUSIÓN DE OTROS GÉNEROS, Y ESO SE NOTA EN USTEDES TAMBIÉN… 

JF- El folklore es un género vivo; el folklore todo el tiempo está cambiando y si uno escucha folklore de distintas épocas se va a dar cuenta de que fue mutando todo el tiempo, nunca se quedó. A nosotros nos toca este tiempo histórico del folklore y nosotros, con las herramientas que tenemos, tratamos de mantener viva la música folklórica que es nuestra cultura.

SA- Antes de la pandemia nosotros salíamos a tocar todos los fines de semana, de lo cual se desprende que hay un público en Buenos Aires que consume folklore. Hay muchos otros grupos que como nosotros también están haciendo folklore desde Buenos Aires. A veces uno piensa que Buenos Aires está un poco alejado del folklore, pero si nos ponemos a pensar en la época del boom del folklore en los grandes medios de comunicación, en los años ’60 y demás, mucho de ese boom tuvo que ver con la llegada de la migración interna hacia Buenos Aires; los grupos venían a tocar a Buenos Aires. Tal vez esa generación que trajo el folklore a Buenos Aires tuvo después a nuestros padres y lo que generó que nosotros de chicos escucháramos folklore. Pero el folklore está en Buenos Aires; el boom del folklore también se dio en Bueno Aires, entonces hay un transitar el folklore que es natural. Desembarcó en Buenos Aires y en algún momento iba a empezar a florecer en Buenos Aires mismo. No obstante, también es cierto que estamos inmersos en un mundo sonoro mucho más diverso; tal vez en nuestra adolescencia hemos escuchado rock, pop, muchos géneros en inglés, cumbia, cuarteto, un montón de cosas que terminan siendo parte de nosotros, de nuestra identidad como personas. Nos empezamos a juntar para hacer folklore, porque esa fue la primera idea, pero nosotros mismos al hacer música, al querer expresarnos, no podemos dejar de traer lo que somos y lo que somos implica folklore, pero implica también un montón de música con la que fuimos creciendo. De otra manera no seríamos genuinos, que creo que es lo más importante. Si nosotros quisiéramos hacer música o folklore como tal vez lo hace un salteño, o un chaqueño, sería algo falso, porque yo no te puedo hablar del monte, yo no conozco el monte, yo no nací en el monte, pero yo te puedo hablar de la música folklórica desde otra visión, desde otra mirada y que sea algo real, no una imitación. Nosotros somos esto y al folklore lo expresamos de esta manera.

¿CÓMO TRABAJAN A LA HORA, JUSTAMENTE, DE FUSIONAR LO GENUINO QUE HAY EN CADA UNO DE USTEDES, LO QUE CADA UNO DE USTEDES TRAE?

EGP- A mí se me viene a la cabeza el jueguito del Flipper: está la idea de cada uno y en algún momento entra, eso es como que va surgiendo; todo el tiempo estamos compartiendo un montón de información, sea de una canción puntual o de un sonido, de un artista. En esa charla constante se va generando y evolucionando la identidad de sonido del grupo. Creo que lo hacemos con mucho diálogo, interactuamos con las ideas de cada uno. 

JF- Somos muy democráticos en todo y siempre tratamos de que todo salga por consenso. No nos gusta mucho votar cuando hay que decidir cosas. Tratamos de encontrar la forma de ver cómo arreglamos si alguien tiene otra opinión. En el tema de la producción musical es igual: todos opinamos, alguno sabe más de un tema que de otro. Nos complementamos.

¿DÓNDE SE UBICARÍAN HOY DENTRO DE LA ESCENA DE LA MÚSICA FOLKLÓRICA, QUE TIENEN PARA OFRECER DE DISTINTO, DE NOVEDOSO?

JF- Yo creo que estamos transitando el camino de los primeros, de los que comenzaron con esto, que son Los Nocheros, fueron los que abrieron un poco más el abanico. Mezclar el folklore con otras músicas y mantenerlo vivo de esa manera. Hay una movida de folklore joven que somos nosotros y un montón de grupos más y nos sentimos en ese lugar. Está bueno, porque cuando hay uno solo es más difícil, pero cuando hay un movimiento de músicos y la gente lo empieza a consumir es mejor para todos.

SA- Yo creo que tal vez la propuesta novedosa de Tahue pasa por el hecho de que somos de Buenos Aires y tenemos una manera de reinterpretar el folklore quizá distinta a la que tienen los grupos salteños, chaqueños, santiagueños. El folklore llegó a nosotros de maneras diversas, distintas y cada uno tiene su personalidad en cuanto a gustos musicales. Todos esos gustos, conocimientos e interpretaciones confluyen en lo que es Tahue y desde el punto de vista musical, lo novedoso en nosotros tal vez pase por el tipo de toque que tenemos; tocamos de otra manera, tal vez se podría decir de manera un poco más cosmopolita porque estamos influenciados por muchas otras músicas, entonces nuestro estilo de toque es distinto, y nuestra música viene a representar otros colores, otras situaciones en el folklore. Nos encantaría poder hablar de un patio de tierra donde tocamos chacarera, pero acá no pasó eso, entonces no seríamos nosotros. Es una propuesta que musicalmente es distinta, es un nuevo enfoque. 

EGP- Lo importante es que nosotros somos genuinos con nosotros mismos. Hagas lo que hagas siempre vas a encontrar gente que le va a gustar y gente a la que no, pero en el diálogo entre los cuatro encontramos un sonido que nos deja en promedio conformes y eso es lo mejor.

¿DÓNDE LES GUSTARÍA VERSE EN UN TIEMPO NO TAN LEJANO, EN QUÉ ESCENARIO? ¿CON QUÉ SUEÑAN EN LO INDIVIDUAL Y LO GRUPAL?

JF- Grupalmente el sueño por el que venimos trabajando es hacer festivales, poder viajar por las provincias, poder llevar nuestra música a todo el país. Tenemos como esa materia pendiente todavía, porque cuando empezamos a tener mayor exposición coincidió con el comienzo de la pandemia. Yo me imagino tocando en festivales grandes, estamos conformes con cómo sonamos y creemos que podemos hacerlo, pero hay que seguir trabajando.

SA- Más a título personal, y más allá de los festivales que son el objetivo del grupo, no es tal vez lo que más me llama. Como decía Julio, lo que más nos llama a los cuatro es ir a las provincias y a los pueblos, empezar a tener contacto con la gente, y me gustaría pasar por algún pueblo y que en una radio se esté escuchando nuestra música. Es algo muy personal; más allá de cualquier festival.

¿YA TIENEN PENSADO LANZAR ALGO NUEVO?

SA- Si todo anda bien, para agosto estamos preparando un nuevo tema, que va a ser un cover de Flor azul, que la estamos armando a nuestra versión. Va ser una sorpresa. Es una apuesta, nos gusta redoblar la apuesta. Proponer algo nuevo, distinto.    

SOBRE TAHUE

Desde su formación en 2015 bajo el nombre “Los Pirkas” y rebautizada hoy como TAHUE, la banda ha logrado una gran respuesta del público, hecho que se ve reflejado en sus más de 20.000 seguidores en plataformas y redes. En el 2020 lanzaron su primer trabajo de estudio titulado ‘Evolución’ el cual fue bienvenido en cada rincón del país y contó con la participación de Seba Lopez (Los Tekis) y producción a cargo de Diego Cardero (Los del Portezuelo) y Darío Pacheco (Luciano Pereyra). Además, han tocado en numerosos escenarios, abriendo, por ejemplo, un show de Los Huayra. “TAHUE” está formada por Julio Fimiani (guitarra, charango y voz), Santiago Alvarez (guitarra y voz), Sergio Gonzalez (primera guitarra y voz) y Emiliano García Pérez (bajo, piano  y voz).

REDES SOCIALES:

Instagram: https://www.instagram.com/tahue.musica/

Spotify: https://open.spotify.com/artist/6KttJbPQqHWXDmqUC22eSi?si=BE4KJK3wTiiJMDj-mo08RA

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UC_pHGAAR2GkTCzoA2Yz0U2g

Facebook: https://www.facebook.com/tahuemusica/

Twitter: https://twitter.com/tahuemusica

SEPTIEMBRE AZUL

Luego del exitoso lanzamiento de su disco Evolución en el 2020, Tahue, la voz joven del folklore, continúa trabajando y acercando a su público nuevo material. El pasado 28 de mayo, la agrupación presentó su nuevo single ‘Septiembre azul’, una chacarera de autoría propia que con delicados arreglos vocales despierta recuerdos de infancia, nostálgicos y esperanzadores a la vez, acercando a los oyentes a sentimientos profundos de la vida. En ‘Septiembre azul’ Tahue plasma su nueva y fresca visión del folklore, manteniendo la esencia del canto popular sin dejar de sumar su impronta personal, entrelazando distintas influencias musicales y llegando al sonido folclórico propio del grupo. El nuevo lanzamiento es una continuación del último álbum titulado Evolución, al respecto, la banda dice “Queremos que el folklore perdure como tradición sin que deje de ser un género vivo. Por eso buscamos un sonido original y propio que refleje quienes somos y con el cual el público joven, incluso aquel que no suele escuchar folklore, pueda identificarse. La producción y grabación de este trabajo estuvo a cargo de TAHUE, con Darío Pacheco (director musical del Luciano Pereyra) como músico invitado y Pabla Peralta en la percusión.

(La presente entrevista fue publicada en el suplemento 1591 Cultura+Espectáculos de diario NUEVA RIOJA)


Leave a Reply