La Macha

La Macha

Santiago Tulín y Martín Laxague le ponen voz y le dan sustento a La Macha, agrupación que viene pisando fuerte dentro del escenario de la música popular. Con raíz en el folklore, pero también apostando a una delicada fusión de géneros, acaban de lanzar “Cerca del sol”, tema que comparten con Los Nocheros. Un salto cualitativo, pero también cuantitativo hacia un futuro por demás prometedor.

Cuenta la historia que ellos mismos narran, que la casualidad -que nunca es casual- los encontró en una fiesta de fin de año de la empresa en la que ambos trabajaban, aunque en áreas diferentes. Y que, desde esa noche de fin de año de 2014, guitarra de por medio, no pararon de construir juntos este presente en el que, de alguna manera, tocaron el cielo con las manos. Aunque, en rigor de verdad, sólo como punto de partida de un futuro musical que los aguarda, seguramente, con nuevos hitos a la vuelta de la esquina. 

Santiago Tulín y Martín Laxague crecieron inmersos en el universo del folklore. Desde muy pequeños, la música popular entró por sus poros y se afincó en sus esencias para echar las raíces que, finalmente, los pusieron a sembrar la cosecha del paso del tiempo sembrando melodías. Es así que desde el año 2015 escriben una historia compartida y que ya dio sus buenos frutos, en base a un trabajo profesional y comprometido, que persigue horizontes de canciones, escenarios y un público dispuesto a dejarse envolver por la alegría de La Macha.

Así se llama esta dupla en franco crecimiento, en punto de despegue, cuando las reproducciones de su última canción se multiplican por miles en las plataformas. Y no es para menos. “Cerca del sol”, el tercer lanzamiento del nuevo trabajo discográfico de esta joven agrupación cuenta con el aporte de Los Nocheros, referentes ineludibles no sólo del folklore, sino de la música nacional toda.

Esta nueva creación de La Macha llega luego de los lanzamientos de “Noctilucado” y “Lo peor del amor”, pero en este caso Tulín y Laxague se sumergen en la órbita del folclore romántico de la mano de la agrupación líder en el estilo y precursora en incorporar la fibra romántica y pasional al género, sumando además a “Cerca del Sol” sus incomparables arreglos vocales. El resultado de esta simbiosis entre ambas agrupaciones es una canción sanguínea, otoñal, conmovedora y enérgica que, con guiños al folklore tradicional, pero también arreglos musicales que mezclan sonoridades de distintos géneros, muestra la versatilidad de La Macha.

Sobre ese encuentro con Los Nocheros que les abre las puertas a nuevas posibilidades y que significa un salto no solo cualitativo, sino también cuantitativo respecto de las audiencias, pero también de los inicios, del trabajo sin descanso, de las composiciones, de la música y de los sueños con grandes escenarios (entre otras cosas), Santiago Tulín y Martín Laxague dialogaron con 1591 Cultura+Espectáculos. 

CON LOS ASTROS ALINEADOS

La Macha es una agrupación joven y, si se quiere, con poco recorrido si se lo mide exclusivamente en cuantía de años. Claro que, en ciertas cuestiones, el tiempo es absolutamente relativo. Y así lo demuestran. Luego de aquel primer encuentro a fines de 2014 -que marcó un punto de partida-, en 2017 editaron su primer trabajo discográfico “Árbol viejo”, que contó con la participación del reconocido músico y cantante Jorge Rojas (ex Los Nocheros) como invitado en la canción “Sale La Luna”. 

Ya más cerca de nuestros días, la música los encuentra estrenando una nueva canción, “Cerca del sol”, que viene marcando el pulso en las plataformas y que cuenta con la colaboración de Los Nocheros, en una fusión que los llevó a explorar un terreno en el que hasta ahora no habían incurrido, pero que viene a demostrar también la capacidad de ambos músicos para calzarse el traje que mejor les queda, según la circunstancia. Entre la luna y el sol, con los astros alineados.

ESTÁN CON NUEVOS LANZAMIENTOS, CON UN TRABAJO CONSTANTE, A FULL, PODRÍA DECIRSE Y SUMANDO, ADEMÁS Y COMO SI FUERA POCO, UN ENCUENTRO CON LOS NOCHEROS…

SANTIAGO TULÍN- Por suerte se vino una buena con Los Nocheros, algo que hasta el momento nos está dando muchas alegrías. Estamos subiendo en las reproducciones, en los oyentes; se abrió una ventana nueva con su público. Estamos siguiendo también con nuestro público, que no es el mismo que el de Los Nocheros, pero empiezan a aparecer personas de las redes de ellos que se van sumando, así que contentos con todo este lanzamiento. 

¿CÓMO SE GESTÓ ESE VÍNCULO CON LOS NOCHEROS?

ST- En realidad hay una especie de vínculo familiar; mi viejo es amigo de ellos del año ’93 y desde ahí que particularmente empecé a seguir su carrera como si fueran una especie de “tíos”, por así decirlo. He seguido todo el crecimiento de ellos, muy a la par, disfrutando de todos sus logros; Martín lo hizo también desde chico, pero más por lo musical, aprendiendo de su música. Ellos fueron muy revolucionarios con sus armonías y demás. Lo cierto es que siempre estuvo la amistad, pero nunca compartimos música. Hemos subido en el Ópera como teloneros a cantar una canción con ellos, hicimos un show previo a eso, de unos 15 minutos, en la gira de su disco “Sol Nocturno”. Con ellos estuvimos en el Opera, en el City Center en Rosario, en La Plata… 

MARTÍN LAXAGUE- Hicimos cuatro shows como teloneros, abriendo los shows de Los Nocheros; eso fue a fin de 2019. Ahí es como que ya tuvimos el primer contacto como banda, como La Macha junto a los Nocheros, pero nunca habíamos hablado en relación a que el día de mañana podíamos grabar juntos ni nada. La historia de por qué esta canción viene por otro lado.

ST- Es una canción que compuse hace dos años más o menos; no es muy estilo de La Macha, porque nosotros somos de hacer música más festiva, más alegre. Es un rubro medio nuevo esta balada tan romántica. Decidimos hacerla porque sin pedir mucho permiso la canción quiso estar en este nuevo material y creíamos que era ideal para hacerla con Nocheros porque la canción trata de una historia familiar: mi madrina, la prima de mi padre que toma una decisión muy dura y deja unas cartas. Mi familia en el año ’93 había invitado a Los Nocheros a Villa Constitución, la ciudad de donde yo soy, a cantar a un evento privado, a un cumpleaños. Antes de que ellos toquen llega esta mala noticia desde Mar del Plata y se suspende el show. Los Nocheros deciden cancelar y van a acompañar ese momento familiar, a mi familia. Eso llevó a que cuando la compuse, pensara siempre que esta canción estaba vinculada con ellos. Yo tenía 6 años por aquel entonces, estaba ese día, me acuerdo. Con el tiempo, en mis terapias, volvía esa historia a mi vida y empecé a escribir, a pedir las cartas que mi madrina había dejado y así pudimos cerrar la historia, la canción, y dijimos junto con Martín que era una canción para Los Nocheros. Lo llamé a Quique (Teruel) con mucho nerviosismo y mucho respeto, porque hay una amistad, pero la parte profesional se mantiene intacta. Para nosotros son ídolos, son referentes, entonces había mucho nerviosismo, porque no era llamarlo para ver cómo estaban. Lo llamamos, le pasamos la canción y con mucho respeto me dijo: ‘mirá Santi, somos cuatro, si a los cuatro nos convence la hacemos y si no, será otra canción’. Nos llamó al rato, casi enseguida, y nos dijo que la canción les había encantado a todos y que la hagamos. Obviamente desbordamos de alegría. Había un indicio de que tenían que ser ellos por esta historia pasada. Luego de que nos dijeron que sí yo le conté la historia a Quique y me dijo que se acordaba de todo, que se acordaba de ese día; estuvimos en el programa de ellos hablando un poco de esto y el hizo una introducción a la historia de la canción muy emotiva, unas palabras muy fuertes que nos emocionaron a todos haciendo referencia a ese día. Una cosa fue llevando a la otra, por suerte les gustó mucho la canción, la grabamos y la sienten mucho; Quique nos dijo: ‘somos parte de esta canción porque nos acordamos de todo’.

¿SE PUEDE DECIR QUE A PARTIR DE ESTA CANCIÓN GRABADA CON LOS NOCHEROS EMPIEZA UNA NUEVA HISTORIA PARA USTEDES? ¿SE PUEDE DECIR QUE ES UN NUEVO COMENZAR, UNA INSTANCIA NUEVA PARA SU CARRERA RESPECTO DE LOS QUE VENÍAN HACIENDO ANTERIORMENTE?

ML- No sé si llamarlo como una nueva instancia; es un salto grande, un empujón. Es un pilar muy grande tener al lado tuyo en una canción a Los Nocheros, como fue en su momento el haber grabado con Jorge Rojas. Te da un cierto respaldo, una mirada distinta de la gente porque ya sentís como que te están apoyando y te posiciona. No sé si nos cambió o nos va a cambiar la carrera, pero sí que nos paramos de otra forma. Es un sueño y es un orgullo que grosos como Nocheros o Jorge Rojas nos escuchen, nos vean y nos digan ‘vamos, los acompañamos’.

ST- Se acorta mucho el camino también; te hace avanzar mucho con los oyentes, con las visualizaciones. 

ML- Y sobre todo con canciones de autoría propia. Porque por ahí es distinto proponer un cover, o una canción de ellos para reversionarla, que podría haber sido otro camino. Pero aquí estamos proponiendo canciones nuestras para que ellos se sumen, entonces es doble el desafío porque son canciones nuevas, que nadie escuchó y que ellos no saben si van a funcionar o no, entonces eso nos puso súper contentos. El camino que estamos haciendo sabemos que es difícil porque siempre venimos grabando canciones propias; cuesta un poquito más, pero tenemos en claro que va por ahí, que nos gusta ir por ese sendero. 

EN 2017 YA HABÍAN EDITADO “ARBOL VIEJO”; EN FUNCIÓN DE LAS DIFERENCIAS QUE SE PLANTEAN ACTUAMENTE EN LA FORMA DE PRESENTAR LA MÚSICA, ANTERIORMENTE SE LANZABA EL DISCO Y AHORA ES COMO QUE SE VA TIRANDO DE A POQUITO, ¿ES ALGO QUE LO DIAGRAMARON DE ESA FORMA O SE FUE DANDO TAMBIÉN TENIENDO EN CUENTA ESTA CIRCUNSTANCIA TAN PARTICULAR POR LA QUE ESTAMOS ATRAVESANDO?

ML- Exacto, “Árbol viejo” fue nuestro primer disco y ahora estamos presentando de a poquito lo que va a ser el segundo. Todo fue medio diagramado, viendo también cómo se va manejando la industria de la música hoy en día. Por un lado, está bueno, es un cambio que para nosotros es positivo. Antes uno presentaba un disco, presentaba diez o doce canciones y le dabas la posibilidad a la gente de que las escuche y elija su canción preferida; que cada uno ponga el disco en el auto y saltee las canciones que no quería. Hoy le damos un protagonismo a cada canción, un espacio y un tiempo a cada canción, a cada letra, a cada video. Ese formato nos gusta. Todo fue un poco también armado junto con el sello que trabajamos que es S-MUSIC; es un poco armar la estrategia de ir mostrando qué canción para cada momento. Empezamos en diciembre con la primera canción que es “Noctilucado”, que es una cumbia; justo era época de las fiestas, se empezaba a liberar un poco todo este tema de la pandemia, entonces era un poco de energía, con algo bien arriba. Después seguimos con “Lo peor del amor”, que fue la segunda canción que lanzamos en febrero y ahora con esta canción. La idea es seguir presentando algún adelanto más para que termine siendo a mitad de año un disco terminado. Cada canción ha tenido de diciembre hasta acá su momento y eso también nos gusta; es una linda forma de ir presentando.

¿SON TODOS TEMAS PROPIOS?

ML- Sí, son todos temas propios, todos temas inéditos. Compone mucho Santiago, alguna cosita mía y tenemos también a Luciano Morales que es un compositor amigo nuestro, casi un integrante más de la banda que escribe canciones para nosotros y estamos grabando muchas canciones de él, que las asimilamos como propias.

ST- Apostamos a las canciones nuestras porque son historias de verdad. Tanto Luciano como nosotros escribimos sobre lo que nos pasa, lo que sentimos. Eso es por lo que peleamos y lo que elegimos. No somos personas que por ahí tienen esa capacidad de agarrar una temática, o que alguien te cuente una historia y armar algo, sino que somos de escribir historias que hemos vivido y creemos que eso tiene otra llegada a la gente porque es algo muy genuino. Algunos dicen que por ahí es un camino más largo; trabajamos muchos temas propios en vivo también, cuando por ahí es mucho más fácil ir con temas conocidos. Pero es el recorrido que elegimos y la verdad que son muy bien aceptadas nuestras canciones, así que estamos felices de esta apuesta. 

LA BUENA ENERGÍA DE LA MACHA

La Macha se caracteriza por fusionar diferentes estilos partiendo de una misma raíz: el folklore. Pero previa a esa fusión musical, hubo otra: la que los llevó a encontrarse y compartir un espacio. Y aún más: un proyecto que en la actualidad se ve reflejado no sólo en sus canciones, sino también en una impronta a la hora de planificar lo que está por venir. El horizonte para Santiago Tulín y Martín Laxague está plagado de posibilidades, pero esas posibilidades se afincan también en sus deseos, en sus anhelos y en sus sueños, con una mirada que va desde la Capital hacia el interior del país, donde el folklore también sabe de raíces profundas y duraderas; de tradiciones propias y de una popularidad que, desde sus orígenes, los abraza. 

¿SIEMPRE FUE EL FOLKLORE, O HAY OTROS GÉNEROS QUE VAN APARECIENDO?

ML- Empezamos los dos de cuna escuchando mucho folklore y siempre nos gustó. Es lo que aprendimos desde chicos y cuando empezamos a cantar, los dos empezamos cantando folklore. Al momento de componer ya tenemos una escritura y una composición mucho más contemporánea y más actual, con mucha influencia de otros géneros como el pop, lo latino, lo urbano, el folk. Para este disco hay incluso influencias de la música brasilera; empiezan a aparecer un montón de cositas nuevas que al escribir canciones nuestras por ahí no son tan folklóricas, pero como tenemos de raíz la forma de cantar y de vivirlo como si fuera folklore, más las influencias, termina siendo este género nuevo que es una fusión, con un poquito de folklore, con un poco de pop…

ST- No estamos inclinados al folklore; dejamos que la canción nos lleve al ritmo, a la métrica, que nos lleve a donde quiera ir. La empezamos a cantar; casi siempre tomamos la raíz de la canción, la primera grabación, queremos siempre encontrar esa espontaneidad que se logró cuando se creó con una guitarra; no la queremos deformar mucho. Siempre volvemos a eso y dejamos que el tema nos lleve. Por eso hacemos un estilo de música y canciones muy variadas porque a ninguna la queremos llevar hacia el folklore. Si es un aire de chacarera que sea aire de chacarera, si sale reggae, que sea reggae. Tratamos de darle a la canción lo que pide la canción originalmente.

IMAGINO, POR LO QUE CUENTAN, QUE SE CONOCEN BASTANTE. ¿CUÁNTO TIEMPO HACE QUE ESTÁN TRABAJANDO JUNTOS?

ML- Nos conocimos medio de casualidad; trabajábamos en diferentes sectores de una misma empresa como vendedores de ropa. En una fiesta de fin de año de la empresa, con asado de despedida de año había una guitarra, yo me acerqué, atrás mío apareció Santi, nos sentamos en la misma mesa, empezamos a charlar y al ratito estábamos cantando. Eso fue a fines del año 2014. A los pocos días nos volvimos a juntar y nos pusimos de acuerdo para empezar algo juntos; había buena química, nos gustaba un poco lo mismo, las canciones que él me mostró vimos que funcionaban con lo que queríamos hacer y ahí empezamos. 

ST- Veníamos de otros proyectos cada uno y también lo que hicimos en esa reunión fue decir ‘vamos a darle con ganas para poder llegar el día de mañana a vivir de esto’. Intentamos hacerlo de una manera muy profesional y en estos años trabajamos mucho. Por ahí no se nota porque ocurre que uno larga un video, una canción cada tanto, pero hay mucho trabajo detrás para poder sacar un proyecto adelante y más hoy en día, con lo difícil que está todo. 

ML- En 2015, para resumir un poco, nos conocimos como amigos y empezamos a hacer música juntos, y en 2017 lanzamos el primer disco, pero desde 2015 compartimos día a día. Hace seis años que estamos juntos prácticamente todos los días del año. 

ST- Nos lleva a esa reunión también amigos en común, así que se armó una amistad muy grande con otros amigos. No sé qué fue primero, si la amistad o el proyecto, fue todo muy de la mano. Pero obviamente que hay una amistad tanto con Martín como con el grupo de amigos que es algo que también ayuda mucho; hay otra forma de llegar o de trabajar. 

¿POR QUÉ DECIDIERN LLAMARSE “LA MACHA”?

ST- En el Norte se usa mucho la palabra ‘macha’ para hacer mención a ese estado de alegría. 

ML- Queríamos hacer un homenaje a ese momento en el que estás contento, en el que la estás pasando bien y queríamos transmitir un poco que, con nuestra música, con la música de La Macha la pasás bien; queríamos un nombre que transmita buena energía, pero que también hubiera lindas canciones, lindas melodías. Captar de ese momento, de ese espíritu del ‘machado’ lo más lindo. Además, nos gustaba fonéticamente cómo sonaba. Buscábamos algo corto, conciso y que quede en la memoria.

¿CUÁLES SON LAS INFLUENCIAS QUE TRAEN, QUE TIENEN DESDE CHICOS?

ML- Son muchas. Si vinculamos a lo folklórico, los primeros discos que me compré eran de Los Chalchaleros; era y soy fanático de su música. Pero después comencé a conocer a músicos como Los Nocheros y todos los grupos que siguieron por detrás; los Coplanacu, Los Carabajal.

ST- Peteco es un gran referente de la composición para nosotros, que une mucho a la gente más grande con la gente más joven. Peteco tiene un lenguaje que abarca un montón y es muy importante para nosotros porque también marcó un camino. Pero también escuchamos mucha música de afuera; a mí me gusta mucho la salsa, Marc Anthony, por ejemplo…

ML- Yo escucho mucho country americano, mucho rock británico, de ahí también hay muchas influencias. En este disco hay muchas influencias también de lo que es la música country y el folk americano con instrumentos, coros, un poco de góspel. Van apareciendo, pero el folklore siempre estuvo ahí. 

ST- De hecho, siempre queremos cantar un poco más latino, pero siempre volvemos a la raíz. Genuinamente cantamos así y así lo sentimos. Y ahí es que se provoca esta fusión en realidad, la musicalización más latina con instrumentos, más la forma más folklórica, y ese creo que es el sonido que más nos identifica.

¿MIRANDO HACIA DÓNDE? ¿MIRANDO HACIA EL NORTE?

ML- Del Norte también hay; incluso hay de (Sergio) Galleguillo, que también lo tenemos como un referente, es un músico que lo vemos y la energía que tiene en vivo, la fuerza que tiene, es impresionante, te llegan las canciones. 

ST- Eso sí que es fiesta, hace mucha referencia a ese momento de la alegría y también es un gran referente.

ML- Pero sí, si me decís del folklore y sobre todo del Norte nos ha influenciado mucho; los grupos salteños, santiagueños que hay un montón y marcaron toda una época, tantos grupos que salieron del Norte. Yo soy del Sur de la provincia de Buenos Aires, de un pueblito que se llama Coronel Pringles y allá se escucha el folklore surero que se le llama, que tiene más que ver con la milonga, con la payada, con la improvisación; eso lo viví de chiquito y también me apasiona.

¿ESO TAMBIÉN APARECE?, ¿ESTÁ A LA HORA DE CREAR, ES PARTE DE LAS RAÍCES?

ST- Está en todo; esto es como cuando vas a terapia y te ponés a hablar y siempre te das cuenta que hay algo en el presente y en el pasado que te influye. Cada vez que componés una melodía te das cuenta que sin querer estás tomando algo -por así decirlo, porque en la música está prácticamente todo inventado-, te das cuenta que sacaste una melodía o algo que está en una canción que escuchaste hace mil años y que ya no la escuchás, pero que está dentro, que te formó y que lo formó a uno con su estilo.

ML- La cumbia. Él, por ejemplo, nació en Santa Fe y en este trabajo aparece el acordeón, que es uno de los instrumentos que suena mucho en nuestros discos, en nuestra música y el acordeón con un ritmo más movido suena a una cumbia y la cumbia con acordeón es santafecina y tenemos un montón de influencias de eso también y es un sonido súper popular. Buscamos que la música nuestra sea también popular, simple al oído, que la gente la escuche y se identifique, que sea fácil de escuchar.

QUE LA GENTE CANTE LAS CANCIONES

En tiempos de pandemia, proyectarse puede resultar un ejercicio complejo. Sin embargo, para La Macha, esta etapa tan particular en nuestras vidas, significó un poder profundizar los lazos y afianzar las estructuras de una maquinaria musical que no se detiene, a pesar de no poder salir a tocar. Nuevos desafíos y un anhelo que los lleva en la imaginación y en el deseo hacia los grandes escenarios y al encuentro con la gente, ese motor vital al que alimentan cada día con nuevos proyectos. Siguiendo en el recorrido, en el camino trazado, a pesar de todo.

¿CÓMO FUE PARA USTEDES TRABAJAR EN ESTE TIEMPO TAN PARTICULAR DE PANDEMIA?

ST- Hoy en día se puede con la música trabajar a distancia, se puede armar, hay muchos recursos incluso para armarte un estudio, aunque sea casero. Empezamos a investigar muchísimo sobre producción en casa para empezar a armar maquetas; empezamos a armar maquetas, eso ayuda mucho a la búsqueda, al ver hasta dónde el tema nos lleva y laburamos un poco a distancia. El disco se grabó en Funes, en Santa Fe, entonces se enviaron maquetas, mostrábamos la esencia de la canción, viajábamos cada tanto a grabar, pero ya teníamos todo bastante adelantado porque hoy la tecnología permite avanzar. Antes tenías que ir a un estudio y no había otra. Lo que hicimos fue aprovechar este tiempo en el que estábamos con más tiempo que nunca y juntos para aprender, para estudiar.

ML- Por ahí este tiempo nos privó de tocar en vivo, pero nos dio eso precisamente, tiempo. Aprovechamos mucho el tiempo para seguir formándonos, para estudiar y dedicarle mucho más a la grabación. Antes se destinaba cierto tiempo a la grabación porque ya tenías programado ya para el verano salir a tocar, fechas previstas. Este momento fue particular porque teníamos mucho más tiempo de lo normal para estar en casa, para dedicarle horas y horas a una misma canción, y si no nos convencía volver a empezar de cero y no había tiempo que nos apremiara o compromisos asumidos. Entonces dentro de todo lo malo, le sacamos mucho jugo y hoy el resultado que se ve es un disco grabado casi el cien por ciento durante este período en casa.

¿Y DESDE LO ANÍMICO?

ML- Tratamos de sostenernos siempre; somos los dos bastante optimistas, casi siempre tratamos de buscarle lo positivo a todo esto. Dijimos: ‘bueno, no se puede salir a tocar, hagamos el mejor disco de nuestra vida y dediquémosle cada momento que tengamos a cada canción y demos lo mejor que en algún momento se va a poder tocar’. La música no se va a frenar, la música en vivo va a volver y nos va a encontrar mucho mejor parados que hace un año y mucho mejor preparados y con diez veces más ganas de salir a tocar.

ST- Hay algo muy positivo para nosotros, que, si bien uno se dedica a hacer canciones para la gente y busca el aplauso, también a veces es lindo darse una palmadita solo, por así decirlo, y lo que nos dio la pandemia fue la posibilidad de crecer mucho nosotros en los ensayos; mejorar cada día un poquito el canto, empastar más las voces y ese fue un trabajo que se fue dando día a día para bien. Fuimos creciendo en lo musical y también eso reconforta, porque peor hubiera sido estar quietos sin hacer nada. Tuvimos la posibilidad de juntarnos, vivimos cerca, trabajamos en el mismo lugar; estuvo positivo por así decirlo, más allá de todo el caos que se vivió y se vive.

¿QUÉ DESAFÍOS SE LES PLANTEAN DE AQUÍ EN ADELANTE? ¿QUÉ SIGUE DE AQUÍ EN MÁS, LUEGO DE HABER GRABADO CON LOS NOCHEROS?

ST- Queremos grabar con Abel (Pintos) ahora (risas). Está bueno también sorprenderse como pasó con esto de Los Nocheros, que si bien siempre quisimos fue algo que se dio, fue una llamada y empezamos este sueño; pero está bueno que también se vaya abriendo el camino y sorprendernos con algo. Siempre queremos hacer un feat y compartir con alguien porque hay mucha gente que admiramos, con la que siempre quisimos cantar. Te puedo nombrar muchos: Peteco (Carabajal), Abel (Pintos), la Sole (Pastorutti).

ML- Sería bueno también cantar con gente de otros géneros, pero creo que el desafío más grande va a ser que las canciones lleguen a muchísima más gente de la que llegaron hasta ahora y se nos abran las puertas para salir a tocar, y creo que lo más lindo va a ser el día que podamos llenar un lugar y que la gente cante las canciones que tanto trabajo nos dieron.

ST- El sueño a corto plazo sería ir a un recital y acercar el micrófono y que la gente cante toda la canción; con eso nos vamos a dormir contentos. 

ESTA CANCIÓN CON LOS NOCHEROS YA ESTÁ GENERANDO ESO… ¿LES PRODUCE ALGÚN VÉRTIGO EN PARTICULAR ESA CUESTIÓN DE QUE LA GENTE COMIENCE A RESPONDER EN ESE SENTIDO?

ST- Es un tema que lo estrenamos hace dos o tres días en la televisión; es un tema muy complicado, porque se armó para cantar los seis. Las estructuras de los estribillos se armaron para que ellos canten, se armó en una tonalidad que nos quedara cómoda a todos y tiene su desafío, porque hay que empezar a cubrir huecos y a preguntarnos ‘cómo cubrimos esto’, entonces tiene un desafío por detrás. Pero está armada, se defiende la canción…

ML- Empezamos el partido con dos menos (risas); empezamos el partido con nueve en la cancha.

ST- Pero sí, obviamente pensamos que es la canción que nos va a dar ese feedback con la gente, lo que uno espera, que la gente cante, que le guste. Vamos por ese camino y creo que venimos bien. 

LA GENTE… ¿EN QUÉ ESCENARIO? ¿CUÁL ES EL ESCENARIO QUE LOS DESVELA; ¿ESE EN EL QUE LES GUSTARÍA TOCAR?

ML- Cosquín es por ahí el ícono de nuestro género, del folklore. Cosquín, Jesús María son como los más icónicos. Pero bueno, vamos al Luna Park, o vamos a la cancha de River (risas). La Chaya sería otro espacio, son esos lugares especiales. El carnaval en Jujuy, la Chaya en La Rioja, los festivales de Córdoba.  

ST- Si vamos a hablar de sueños, a mí me encantaría ir al festival de Viña del Mar. Dos años seguidos estuvimos contratados para el Festival del Surubí en Goya, Corrientes y bueno, estamos hablando de 25, 30 mil personas que nos ha sorprendido muchísimo con su reacción en esos dos años seguidos, y también es imponente cantar en un lugar así. Creo que tenemos mucha sed de esos festivales grandes y obviamente siempre son lindas también las presentaciones propias, el disco, todo lo que uno hace, donde hay gente que te va a ver especialmente. Tiene otro gustito y supone también otro desafío el ir a hacer todas tus canciones y convocar gente. Es una de las metas ahora, ni bien se pueda volver a tocar.

HARINA Y ALBAHACA

La música no sabe de límites, no sabe de fronteras. Y para Santiago Tulín y Martín Laxague, llegar con la música de La Macha va mucho más allá de un disco en formato físico, o de una canción en alguna plataforma digital. Aun cuando entienden que son esos los espacios que se deben llenar para poder dar difusión a un trabajo tan meticuloso, el hecho de poder subir a un escenario de tradición, como el de la Chaya riojana, sigue siendo un desvele, una materia pendiente, y una motivación más para continuar buscando en las raíces, en la tierra, en la harina y en la albahaca, esos perfumes de carnaval y fiesta que sienten como propios.

¿EL DISCO VA A ESTAR EN FORMATO FÍSICO? 

ML- Se está viendo. Hoy cada vez se hace menos en formato físico; nos gustaría a los dos por una cuestión de que lo queremos tener en la mano, tocarlo, verlo, sentirlo. Pero sabemos que el 90 por ciento de la gente que lo va a escuchar, a consumir, lo va a hacer de manera digital. Por eso es la idea tenerlo de las dos maneras.

LES CUESTA ACOSTUMBRARSE A ESTE TIEMPO TAN DIGITAL QUE LE PASA TAMBIÉN A LOS LIBROS, A LOS DIARIOS, ¿O ES UN PROCESO QUE SE DA DE MANERA NATURAL?

ML- Creo que se fue dando naturalmente, de a poquito empezó a mutar la cuestión y nosotros fuimos viviendo también ese proceso. Cuando empezamos en 2015 todavía se consumía mucho disco y empezaba a aparecer toda esta movida digital, pero sabíamos que tarde o temprano esto llegaba para ir quedándose, porque es más práctico, porque es más fácil, porque desde un teléfono podés poner play a la canción que quieras en el momento que quieras; no tenés que salir a buscar el disco porque te lo olvidaste. Se facilitó todo para que el oyente te pueda consumir en el momento que quiera y eso lo celebramos. No obstante, siempre está la nostalgia también de que te gusta el disco físico y nos trae un montón de recuerdos.

ST- La verdad que es muy práctico, pero también es cierto que a quien es amante de la música como nosotros lo somos, le gustan los discos, la colección. Quien ama la música siente que siempre es lindo tener algo físico. Es muy útil todo esto de lo digital, pero a veces siento que me falta algo. Yo tengo discos de colección, algunos no los escucho ya, pero me gusta tenerlos físicamente, igual que al que lee le gusta tener el libro y no leerlo por internet.

ML- La verdad es que no es la misma experiencia, pero lo importante es que la canción llegue. Sin embargo, creo que no hay mejor momento que poner un disco en el auto, mate, viajar y escuchar música bien fuerte, eso no te lo quita nadie. 

HABLANDO DE VIAJAR, ¿DÓNDE SE IMAGINAN LA PRIMERA SALIDA A TOCAR?

ML- Para mí debería ser la Chaya (risas). Creo que la música de La Macha puede funcionar muy bien en toda esa zona. El show nuestro, aparte de las canciones propias, siempre termina con mucha fiesta y hay un poco de cumbia y un poco de energía. 

ST- Tenemos una deuda pendiente que es ir al Norte. Cafayate, la Chaya, Santiago del Estero. Tenemos muchas granas de ir a conocer los festivales de allá, que aún no tuvimos la posibilidad de ir. Fuimos a verlos muchas veces, pero serían muy lindos lugares para arrancar una gira. 

ES LLAMATIVO, PORQUE MUCHOS DE LOS ARTISTAS LOCALES ESTÁN MIRANDO HACIA BUENOS AIRES, PORQUE CONSIDERAN QUE SI NO SUENAN EN BUENOS AIRES ES COMO SI NO EXISTIERAN. USTEDES, EN CAMBIO, ESTARÍAN MIRANDO EN LA DIRECCIÓN OPUESTA, HACIA EL INTERIOR DEL PAÍS, HACIA EL NORTE…

ST- Creo que hay que sonar en todos lados, aunque es verdad que los de afuera quieren venir acá, a Capital y nosotros que tocamos casi siempre en Capital tenemos ganas de salir. No obstante, acá en Capital se está viniendo una movida muy grande de folklore, con mucha gente nueva, gente joven que participa de las peñas. Hay una movida muy linda, pero también es difícil a veces entrar; es un mercado que se puso difícil. Pero sin duda que los festivales importantes están afuera.

ML- Sobre todo eso: creo que la magia, sobre todo en nuestro género, en el folklore y en la música popular, esa mística, la encontrás en el interior. Los dos nos criamos en el interior, y viajamos y siempre nos gustaba ir a la fiesta del pueblo porque se vive con una energía particular. Siempre están las ganas de estar en esas fiestas populares, donde está el folklore como nació. 

ST- La tierra. Acá está hermoso para hacer un Ópera, esto es teatro, pero el baile, la tierra, no lo encontrás en Buenos Aires.

ML- Es lo que más se extraña, porque cuando viviste eso decís: ‘quiero estar ahí con toda esa gente disfrutando, con esa energía’; harina y albahaca. 

SOBRE LA MACHA

Liderada por Santiago Tulín y Martín Laxague, La Macha es una agrupación que fusiona folklore con distintos géneros como el pop, contagiando su alegría y dejando su esencia en cada letra y melodía. 

Consolidados como una de las nuevas propuestas de la música argentina, durante 2019 fueron elegidos para abrir las presentaciones de Los Nocheros en el Teatro Ópera de Buenos Aires y luego en sus respectivos shows en La Plata y Rosario. Además, cerraron el año con una participación como invitados de Jorge Rojas a su show en el Teatro Ituzaingó. 

En 2017 lanzaron “Árbol Viejo”, su primer trabajo discográfico. En este disco se encuentra “Como Una Canción De Amor”, primer corte de difusión. La Macha viene desplegando su música con muy buena repercusión, posicionándose cómo la revelación del folklore urbano, en escenarios de todo el país. 

Participaron de diferentes festivales, eventos y espacios icónicos tales como La Trastienda, Samsung Studio y Teatro Sony. Actualmente se encuentran lanzando en formato de singles su segundo trabajo discográfico.

CONOCÉ Y ESCUCHÁ LA MACHA EN:

Facebook: lamachaoficial

Instagram: lamachaoficial

YouTube: La Macha Oficial

(La presente entrevista fue publicada en el suplemento 1591 Cultura+Espectáculos de diario NUEVA RIOJA)

Leave a Reply