Música, resistencia y transformación

Música, resistencia y transformación

Anabella Zoch brindará el próximo domingo 15 de agosto su primer show online, creado en pandemia. “De tanto resistir” es el nombre que convoca. Su voz, reconocida desde su canto, pero también desde un decir que se compromete con el aquí y con el ahora, lleva 25 años recorriendo tiempos y espacios con las mismas convicciones, con iguales determinaciones y con una entrega sustancial a la hora de ofrendar tanto su arte como su particular concepción de lo humano.

Para Anabella Zoch la música es una elección de vida. El aire que respira se perfuma de melodías que luego devuelve al horizonte en forma de composiciones que nacen de una inspiración que la acompaña desde muy pequeña. La música es para Anabella Zoch su manera de decir, cantando. Su voz. La forma de poner en palabras su lucha, su compromiso. Su resistencia. Y también su transformación frente a estos tiempos que nos tocan. Transformación en el hacer y en el ser que es, también, capacidad de adaptación, aunque sin dejar atrás las raíces de un recorrido musical que ya abarca más de 25 años y que no va a detenerse.  

Desde ese lugar, precisamente, desde esa continuidad sostenida en su diario devenir, Anabella Zoch brindará el próximo domingo 15 de agosto su primer show online, creado en pandemia. “De tanto resistir” es el nombre que convoca. “Para los que resistimos y nos transformamos desde el confinamiento. Canciones para vivir desde el refugio de tu casa”. Canciones para encontrarnos en un punto común y que, aún en lo “novedoso” de las formas, no le resulta para nada extraño, ya que hace cuatro años que viene trabajando con su escuela de canto de manera virtual. “Tengo muy fácil adaptación a todo lo que sea online; lo tengo muy naturalizado. Y también estoy acostumbrada a las distancias”, afirma sin dudarlo ni un segundo, haciendo pie en una experiencia de vida que la llevó de su San Nicolás natal hacia la gran ciudad y luego rumbo al Viejo Continente, donde durante diez años concibió una carrera plagada de conquistas y reconocimientos. 

¿CÓMO FUE QUE SURGIO LA IDEA DE LLEVAR ADELANTE ESTA POSIBILIDAD DE UN SHOW VÍA STREAMING? 

A lo del streaming le había venido escapando. Cuando se abrió un poco todo en abril pusimos una fecha en un teatro en Buenos Aires, estaba todo preparado. Cuatro días antes se cerró todo de vuelta y se canceló la fecha. Yo me quería arriesgar, no me importaba mucho el hecho de la cantidad de gente, sino poder hacerlo, pero luego era un delirio hacerlo. En el medio de todo esto decidimos hacer el streaming; quería hacerlo en las mejores condiciones posibles, conozco los problemas que tienen en general. Quería hacerlo simple, pero de buena calidad. Pero finalmente también se suspendió porque a uno de los músicos que trabaja conmigo, Leandro Marquesano, se le murió la mamá con Covid-19. Esperamos a que se recupere. Ya está grabado, está realizado, aunque parezca que está en vivo. Queríamos hacer de cuenta que la gente estaba ahí. 

HABIENDO RECORRIDO TANTOS ESCENARIOS A LO LARGO DE 25 DE AÑOS DE CARRERA, ¿QUÉ SENTÍS AL TENER QUE ESTAR DE PRONTO DE FRENTE A UNA CÁMARA Y REALIZAR UN SHOW EN ESTAS CONDICIONES TAN PARTICULARES?

Para mí es un golpe de la vida, un aviso; es muy extraño lo que pasó y lo que está pasando, es un llamado a la reflexión absoluto este cambio. Quizá hay una parte de la humanidad que lo está viviendo como si fuera una situación pasajera, que está pasando por ahí, que le está pasando a otra gente o que le pasa a uno mismo, pero que tiene que ver con una pérdida del trabajo o con problemas muy objetivos y en algún punto banales, materiales, pero para mí esto es mucho más profundo. Vino a ser un llamado de atención, porque en algún punto es muy graciosa la situación que estamos viviendo a nivel cambio total. Creo que el universo se está riendo bastante de nosotros, en otro punto pega más fuerte por la muerte de las personas, pero espero profundamente que no sigamos iguales después de esta situación.

PLANTEAS QUE EL SHOW QUE VAS A DAR EL 15 DE AGOSTO ES UN SHOY PARA LOS QUE RESISTIMOS Y NOS TRANSFORMAMOS DESDE EL CONFINAMIENTO, ¿EN QUÉ SENTÍS QUE TE TRANSFORMASTE?

A mí se me transformaron muchas instancias de mi vida, hay mucho que deje de hacer, deje de hacer mucha cantidad de cosas por hacer cosas más profundas. Pasó a tener mucho valor el encuentro, lo que me cuesta ir a ver a mi familia en San Nicolás, lo que me cuesta no poder ver a una persona porque tiene miedo por el Covid, los valores me cambiaron. Dejé de ver a las personas físicamente. Hubo mucho tiempo de pensamiento y de análisis en estas instancias. La transformación es eso, una gran valoración de la vida, partes de mi pasado que parece que se hubieran ido en un barco muy lejos, muchas preguntas sobre qué voy a hacer ahora, porque para mí este streaming es un resumen de todo lo que ya hice. Quizá antes los sueños de cantar eran salir a tocar por muchos lugares y ahora estamos empezando a componer, estoy empezando a escribir de vuelta y pienso ‘esto dónde lo voy a presentar’. Quizá en lugar de pensar mucho hacia afuera, pensamos en un mucho que sea un solo espacio que se graba para todo el mundo. Los cambios son muy profundos, la transformación es esa, hay muchas cosas que ya no valen la pena, que tienen que ver con las preocupaciones, con el futuro, que me preocupa, pero estoy dispuesta a lo que venga porque esto es algo que se presentó ante mí y es un verdadero quiebre en la vida, de todos, en mí también. Esa es la transformación, el quiebre. Ya no se puede nada de antes. 

¿EN ESA TRANFORMACIÓN QUE ESTÁS PLANTEANDO VA LA RESISTENCIA TAMBIÉN?

Sí, va también la resistencia. “De tanto resistir” es una canción que en primera instancia la escribí porque fue el renacimiento de un caso de violencia de género; de hecho, tiene que ver con Mujer País, con mi propuesta sobre mujeres que cantan. Fui a La Rioja con mujer país. De tanto resistir va de la mano de Mujer País; nace la letra justamente después de cómo quede yo luego de haber vivido una historia de amor que terminó en un caso de violencia de género. Si lo trasladamos a todas las resistencias, creo que sí, que estos días han sido días de resistir. Hay gente que pudo, gente que no y hay otras personas que lo sufren a diario, que no saben cómo van a resistir a esto. La resistencia a veces es corporal, es física, nos llenamos de dolores, todas las resistencias se reflejan en el cuerpo y cuando explotan lo hacen en formato creativo, como una canción, o en llanto, o en discusión, pero siempre la resistencia aflora.

IMAGINO ENTONCES QUE EL SHOW QUE VAMOS A PODER VER EL PRÓXIMO DOMINGO 15 DE AGOSTO VA A SER UN SHOW MUY CARGADO DE EMOCIONES…

Yo soy así también, es una forma, mi forma profunda de escribir y de cantar. Creo que quien vaya a ver este streaming va a conocer a una cantautora de 44 años que hace 26 años que canta, que pasó por La Rioja varias veces, y a la que le hubiera encantado seguir pasando; se va a encontrar con canciones que probablemente no haya escuchado nunca, va a conocer mis canciones escritas con Peteco Carabajal, y muchas mujeres se van a ver reflejadas en mí, porque hay muchas mujeres que persiguen los sueños, que persiguen una carrera artística, que han relegado muchas cosas para seguir ese sueño, el camino que tiene mucha soledad, muchas cosas contraria a la vida normal, que tiene que ver con lo familiar, los hijos, el marido, con lo que se espera de una mujer. Se va a encontrar con que la letra la escribió ella.

LA VIDA, ESA MÚSICA

La cantante nacida en la localidad de San Nicolás lleva más de 25 años junto a la música. Más de la mitad de su existencia está ligada al canto, a las melodías y a una búsqueda constante entre el ser y el hacer que, además, la fue llevando también hacia otros ámbitos a los que asistió y asiste con las mismas convicciones, con iguales compromisos y con una entrega sustancial a la hora de ofrendar tanto su arte como su particular concepción de lo humano.  

HACE UNOS DÍAS, EN UN PROGRAMA RADIAL, HACÍAS MENCIÓN AL TIEMPO QUE LLEVÁS DESARROLLANDO TU CARRERA Y LAS DIFERENTES ETAPAS QUE FUISTE ATRAVESANDO, ¿CÓMO SE HACE PARA CONSTRUIR UNA CARRERA DE TANTOS AÑOS, ENTRE LA PASIÓN Y EL HACER?

Conozco a muchas personas que abandonaros un tiempo por frustración, por no poder seguir adelante, por haberse equivocado a nivel personal, o casarse y tener hijos, lo que muchas veces significa tener que dejar. No dejar de hacer para mí fue eso, yo no paré nunca, nunca me detuve ni siquiera tres meses en 26 años. Tengo un motor que no se de dónde me sale pero que es casi inagotable. Siempre trabajo con gente, en todas las instancias, en Mujer País, en mi show, en mi escuela de canto. Hay un montón de personas; no me permito dejar de hacer porque para mí se trata de eso. No me paro a pensar o analizar demasiado los proyectos. Miro para adelante, planifico y ese es mi motor, no me quedo nunca en los laureles de nada. Por otra parte, siempre viví de esto, no tengo jefe, no tengo sueldo fijo, siempre me generé mis propios recursos. Desde que me fui a vivir a España, a partir de los 20 años me generé la vida siempre. Llegué a España y estaba sola en ese país. Lo vivo así; creo que las cosas vienen, pero que también hay que darles una manito.

¿CÓMO FUE QUE LLEGÓ LA MÚSICA A TU VIDA?

La música llegó desde chiquitita; en algún momento de mi vida yo le debo haber pedido a mi mamá aprender guitarra y mi mamá y mi papá desde los 8 años me llevaron a estudiar guitarra. Después de ahí vino el coro del teatro municipal de San Nicolás y después de ahí vino mi mamá con un papel para que concurse en el Festival de Baradero en el año 95. Canté, gané, fui revelación del Festival de Baradero y ahí comenzó la historia.

¿EL DE BARADERO FUE TU PRIMER ESCENARIO GRANDE, IMPORTANTE?

Si, el Festival de Baradero; recuerdo que estaban Julio Mahárbiz y Cristina Lemercier. Era febrero del 95. De ahí me fui a vivir a Buenos Aires, donde me ayudaron mucho Rosendo y Ofelia, del litoral, que habían sido jurado del Festival y ahí me conocieron. Me fui a estudiar la carrera de Música y empecé a hacer muchas cosas de la mano de ellos. 

ALLÍ, EN BARADERO, ¿NACE TAMBIÉN TU RELACIÓN CON EL FOLKLORE?

Yo siempre fui de la trova rosarina, siempre fui de Baglieto. Rosario está cerca nuestro y los nicolinos tenemos un poco de Rosario en ese aspecto; siempre veíamos la televisión de Rosario, Canal 3 y Canal 5. Lo vivía así, radio de Rosario, televisión de Rosario y para mí era Baglieto la música. Luego empezó el folklore, pero no me considero folklorista, considero que canté muchos años muchas obras folklóricas, pero nunca fui de un solo género. Siempre escribí canciones, pero nunca pude hacer solo mis canciones, no me permitía jugarme solo por mis canciones y ahora sí. Después de “Espejo de amor”, con Peteco Carabajal, hago solo mis temas. 

SE PUEDE DECIR QUE ESA EXPERIENCIA CON PETECO DEBE HABER SIDO MUY REVELADORA EN ESE ASPECTO Y EN OTROS TAMBIÉN…

Si, sobretodo en este aspecto que te decía, que él es un espejo de alguien que hace su propia obra; él me dijo: “yo quiero que seas yo”. Nunca seré él, pero sí puedo intentarlo. En ese “yo quiero que seas yo” quiso decir que él quiere que yo trabaje por las canciones y cante las canciones mías y nuestras y que presente esa obra, que sea esa obra nueva, que ya no de más vueltas con cantar algún tradicional folklórico, o algún homenaje a Mercedes Sosa, como tantos que hecho.

EN LO CONCRETO, ESO QUÉ SIGNIFICARÍA, ¿CONFIAR MÁS EN VOS, EN TUS POSIBILIDADES?

Significaría confiar más en mí, si y por otro lado, es la lucha entre lo fácil y lo difícil. Lo fácil es cantar una canción conocida, una que sepamos todos, que tiene que ver un poco con la aceptación laborar; uno se va adaptado laboralmente para poder subsistir. Lo difícil significa jugársela, cantar mis canciones y que los demás se adapten. Lo difícil es escuchar una obra nueva, gustar y ser reconocida por las canciones que escribo. El común de la gente necesita escuchar canciones conocidas. Cuesta mucho trabajo conocer música nueva, necesita atención, apertura de escucha, la gente se aprende las canciones por repetición y ya no hay medios de comunicación repetidores de canciones que no tengan que ver con el dinero, y eso es algo que nosotros no tenemos, esa inversión; no entramos en esa repetición, entonces nuestras canciones nunca se hacen conocidas, eso dificulta el trabajo. 

EN ESE CONTEXTO, ¿CÓMO TE LLEVÁS CON LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS, CON LAS NUEVAS FORMAS EN QUE LA MÚSICA SE DA A CONOCER, A TRAVÉS DE LAS PLATAFORMAS, POR EJEMPLO?

Si, el disco dejó de existir físico, aunque algunos románticos aún compran discos. Se trabaja digitalmente, las canciones están on line, los discos se suben a las plataformas y la gente la tiene en sus celulares. Hay que adaptarse rápidamente al significado que tiene la grabación de un disco, que ya no es lo que necesitábamos que fuera; pasó a estar adentro de un formato digital. Lo que falta es que las entidades se enteren de esto, porque se complica a nivel tramiterío, pero eso a la gente no le importa, son cosas nuestras, internas. Hace mucho que esto está pasando y la gente se va adaptando. Esto ya cambio todo, con lo nuevo me llevo bien, sin ninguna resistencia. Para mí es mucho más fácil y más económico. 

LA MILITANCIA DE LO FEMENINO

La música es el motor que mueve la pasión de Anabella Zoch. Pero la música es también una herramienta para la cantante, a la hora de militar el espacio de la mujer. Y los sueños de las mujeres. Desde ese lugar, precisamente, Anabella dio forma a Mujer País (programa que se emite por Radio Nacional), un espacio artístico que trabaja para la visibilización de la mujer que reside en pueblos de provincias argentinas y que lleva consigo el anhelo de cantar profesionalmente. 

HAY EN VOS, APARTE DE LA MÚSICA, UN TRABAJO MUY IMPORTANTE DE VISIBILIZACIÓN DE LAS MUJERES EN LA MÚSICA, UNA MILITANCIA CONSTANTE DE LO FEMENINO, ¿CÓMO ESTÁS VIVIENDO ESTE PROCESO EN EL QUE LA MUJER VA CONQUISTANDO ESPACIOS Y REIVINDICACIONES HISTÓRICAS?

Hay muchas batallas ganadas, muchos logros, pero queda mucho por hacer. Mi parcela es la música y desde allí aprovecho mucho los espacios que me dan. Tener un programa de radio propio en AM 870 es un éxito total y aprovecho ese espacio para militar desde ahí, por eso el programa se llama Mujer País, que es un proyecto que inicié en 2013, donde recorrí la Argentina cantando con muchísimas mujeres de cada pueblo a los que pude llegar. En lo personal lo milito desde ahí y en lo que no se ve; trabajo constantemente con mujeres que cantan, que son parte de mi escuela de canto y las ayudo y ayudamos a armar un camino en la música que hoy es mucho más fácil que hace 26 años. Hoy las mujeres están llenas de herramientas para que no cometan los mismos errores, aunque los van a cometer igual porque es la experiencia de cada una. Hay muchas cosas que a mí no me dijeron y que yo se las puedo decir a toda esta gente que arranca ahora, como por ejemplo no negociar nada más con los hombres en los medios, con los favores a cambio de nada, con los músicos que te pisan la cabeza, con los que son tus novios y tus maridos y que tratan que no pases para adelante, sino que te pongas un poquito más atrás que ellos; hay tantas historias comunes que necesitan fuerza de parte nuestra. Hay cosas que van a seguir pasando, siempre, las que tenemos que cambiar, mejorar y ver qué hacemos con eso somos nosotras y para eso hay que tener vida propia y no depender de nadie más. Esa es la representación de mi vida, lo intento cada día. 

PUEDE QUE SEA UNA PREGUNTA UN TANTO OBVIA, PERO EN FUNCIÓN DE LO QUE PLANTEAS, ¿SIGUE SIENDO MUCHO MÁS DIFÍCIL PARA UNA MUJER PODER DESARROLLARSE EN UNA CARRERA ARTÍSTICA?

Sí, claro, lo sigue siendo porque en las pequeñeces, mínimas, ínfimas, el patriarcado esta reluciente. Quizá en lo masivo pareciera que es una batalla donde estas “loquitas” siguen gritando, pero en cada movimiento hay una traba y por eso sigue existiendo el patriarcado. No es que sea por ser mujeres nada más; sigue habiendo muchos problemas. Por suerte hay muchos hombres con la mente abierta, hay mucha visibilización, hombres que están dispuestos, que te defienden, que no van por ese camino, pero sigue siendo muy difícil ser mujer en este ambiente. 

ALGUNA VEZ, HACE UNOS AÑOS, AFIRMASTE QUE LA MUSICA ES UNA ELECCIÓN DE VIDA, ¿SIGUE SIENDO IGUAL PARA VOS?

La música sigue siendo seguramente lo que vaya a hacer hasta el final. Me falta conocer la construcción familiar, por ejemplo, quizá porque todavía existe el mito dentro mío de que una mujer tiene que tener eso. Lo comparto, a veces, muchas mujeres de mi edad nos preguntamos si será real que tiene que ser así: casarse, tener hijos. Son como muchos fantasmas que están delante. Pero no creo que la culpable haya sido la música, no es eso de “esta chica está todo el día cantando que novio la va a aguantar”. Tiene que ver con elecciones. Yo empecé al revés, me pregunte qué voy a hacer con mi vida; arranqué y a los 44 años ya no me pregunto qué voy a hacer con mi vida, porque ya la hice. Ojalá pueda hacer el resto de todas las opciones de la vida. Familia tengo por todos lados; me he construido pequeños mundos no convencionales y esa es también la resistencia.  

DIFÍCIL LA DECISIÓN DE IRSE, DIFÍCIL LA DECISIÓN DE VOLVER

Durante diez años, Anabella Zoch desarrolló su carrera musical en Europa. Afincada en España, giró por diferentes países del Viejo Continente cantando folklore y tango argentino. Hasta que un buen día, tomó la decisión de volver a nuestro país.

“Fue re difícil, tenía mucho temor de volver a empezar. Después de diez años tenés que dejar un montón de cosas materiales, deshacerte de todo, poner cosas en un barco que no quería perderlas. No saber cómo iba a trabajar acá, no sabía. Me fui en el año 2001, muerta, este terror que tiene Argentina que toda la vida es igual y tiene que ver con el trabajo, con el dinero, con la supervivencia, con la subsistencia. Tardé mucho tiempo, pero cuando salté, salté. Y cuando salté me recibió Sergio Galleguillo en un teatro en Buenos Aires, donde me invitó a cantar. Me fueron atajando algunos compañeros. 

ANABELLA ZOCH POR ANABELLA ZOC 

Nací en San Nicolás, Buenos Aires, Argentina. Cantautora. Maestra de Canto, Vocal Coach. También me dedico a comunicar, tengo programa de Música Argentina en Radio Nacional AM 870 y en enero 2020 conduje la televisación de la Fiesta Nacional del Chamamé para la TV Pública Argentina. Y hago más cosas: Trabajo por los derechos de la mujer, conduciendo MUJER PAÍS, organización con perfil de género que trabaja por las MUJERES QUE CANTAN desde los pueblos del país. Estudié Magisterio de Música con especialidad en Canto en la Escuela de Música Popular de Avellaneda en Buenos Aires. Soy Diplomada en Gestión de Proyectos Culturales y Gestión de Organizaciones con perfil de género por el Museo Evita y la UAI. Llevo 25 años dedicada a la música profesionalmente.

Fui Premio Revelación de los dos más grandes Festivales que tiene mi país: Festival de Cosquín 1996 y Revelación/Consagración del Festival Baradero 1995 y 1996 respectivamente. Las canciones que elijo y escribo son de raíz sudamericana.

Grabé 7 materiales discográficos, todos de producción propia. Viví en Sevilla, España, unos 10 años, de 2001 a 2011. Trabajé con artistas de Operación Triunfo España, con Sony Music Madrid y tuve mi escuela de canto en «La Carbonería» en dicha ciudad. Giré por Europa cantando folklore y tango argentino. En resumen, canto, escribo canciones, guío a personas que quieren cantar desde mi escuela de canto online, conduzco un programa de radio en AM 870 y trabajo por la visibilización de las mujeres que cantan. Vivo generando y generando espacios e ideas donde la alegría es el camino.

DISCOGRAFÍA

Desde el alma / 1999

Canto / 2003

Merece lo que sueñas / 2007

Raíces arrancadas / 2012

Espejo de amor (junto a Peteco Carabajal) / 2015

Ahora / 2018

EN STREAMING

Anabella Zoch – De tanto resistir

15 de agosto de 2021 desde las 19:00 y hasta las 20:30

Concierto íntimo de Anabella Zoch, cantautora argentina.

Género: Canción de autor latinoamericana / Folklore argentino

“De tanto resistir. Mi primer show online, creado en pandemia. Para los que resistimos y nos transformamos desde el confinamiento. Canciones para vivir desde el refugio de tu casa.”

Anabella Zoch – Voz y composiciones

acompañada por Leandro Marquesano en piano, teclados, guitarra.

Entradas: www.passline.com

(La presente entrevista fue publicada en el suplemento 1591 Cultura+Esectáculos de diario NUEVA RIOJA=

Leave a Reply