Otra locura de La Cantada

Después de “La llama que baila” y “El coya dance”, el duo jujeño vuelve al ruedo para romper las plataformas digitales. La música como una llave que abre todas las puertas y el compartir alegría con la gente como norte en la brújula.

Desde San Pedro de Jujuy, los hermanos Néstor y Oscar González siguen apostando a una raíz musical que desde ese interior folklórico se expande hacia el país y atraviesa las fronteras. Cuentan con algunos hitos trascendentales en su carrera, como las más de 1.500.000 reproducciones en su lista y el éxito cosechado con canciones que se abrazaron a lo popular, como “La llama que baila”, “El Coya Dance” o “Jujeño soy”. Sin embargo, la esencia de los hermanos González va siempre hacia un mismo lugar: disfrutar de lo que hacen y compartir alegría con la gente. Ese es el ADN de La Cantada, el documento de identidad de un dúo que se aferra a una propuesta musical que encuentra en las canciones una llave que les permite abrir todas las puertas y, al mismo tiempo, soñar en grande. Pero no solo soñar, sino también concretar esos sueños.

“Qué locura” es la nueva apuesta de los jujeños (ya disponible en todas las plataformas digitales) que tienen al carnavalito como eje y sustancia, pero que no pierden de vista el devenir de la evolución de los tiempos y se van adaptando a las demandas de una modernidad en la que lo virtual llegó para quedarse, aunque siempre con el vivo en mente, porque para La Cantada no hay nada más importante que ese encuentro con el público, cuando invitan a bailar y corear con toda la belleza del folklore jujeño, pero con la impronta popular que los caracteriza y define.

“Que Locura” habla sobre lo maravilloso de la música, que sigue siendo la llave que abre las puertas, más allá de los idiomas y de las fronteras”, remarca Néstor González a 1591 Cultura+Espectáculos desde su reducto personal, donde las canciones nacen. Y señala, además: “Traté de plasmar en la letra y en la música, esa sensación hermosa que experimentas como artista cada vez que vas dando un paso más y que es lo que te permite soñar sin dimensiones. ¡Qué locura!, vivir por y para la música, que compartimos con la gente”. Una manera de concebir la existencia, pero también de dar forma al encuentro con el otro, desde lo más profundo de las emociones.

CADA ESTRENO ES DIFERENTE, IMAGINO, ¿CÓMO SE SIENTEN RESPECTO DEL LANZAMIENTO DE “QUÉ LOCURA”?

Cada canción tiene su trabajo previo, ya sea en el estudio o en el video clip, y esta canción particularmente es la primera que grabamos íntegramente fuera de Jujuy, porque la hicimos en Buenos Aires, un poco por lo que habla la letra, que desde una canción nos permite soñar. Eso se transforma a veces para nosotros en una locura, lo que puede provocar una canción, de abrirnos las puertas. Somos autores y compositores de todo el repertorio de La Cantada y siempre confiamos en las canciones, y a partir de ‘La llama que baila’, que fue súper importante, se nos abrieron las puertas en todo el país y también en países limítrofes. Por eso siempre estamos apostando a las canciones nuevas,

¿CÓMO ES ESTO DE SALIR DE SAN PEDRO DE JUJUY Y GRABAR EN BUENOS AIRES? ¿ES PARTE DEL SUEÑO Y DEL CAMINO QUE QUERÍAN HACER CUANDO COMENZARON?

Nosotros ya vivimos 15 años en Buenos Aires; nos fuimos de changuitos como todo artista provinciano que quiere cumplir sus sueños. Y con esta canción queríamos recrear lo que sueña un músico de llegar a Buenos Aires, grabar en un estudio, hacer un video, tocar en ciertos lugares de Buenos Aires y del mundo. Un poco lo que habla la canción es eso: la canción abre puertas, se transforma en algo loco, en una locura y en un sueño. Vamos diciendo cosas que nos van pasando y a la vez son deseos que uno tiene como artista, que tal vez lleguen o tal vez no, pero los sueños, sueños son y nos permiten soñar cosas que tal vez uno crea imposible, pero que se puede hacer realidad como muchísimas otras que ya se nos cumplieron. Nosotros queríamos, por ejemplo, estar en Cosquín y estuvimos, queríamos estar en Jesús María y estuvimos, soñamos un montón de cosas que se fueron haciendo realidad siempre a través de la música, a través de la canción. Así que esta canción es un poco eso: que se puede soñar algo que puede parecer loco, pero puede ser real.

ES UN MENSAJE INTERESANTE EL QUE ESTÁS DANDO, MUCHO MÁS EN EL CONTEXTO EN QUE VIVIMOS, DONDE POR AHÍ ES DIFÍCIL, NO SE SI TANTO SOÑAR, PERO SI VISLUMBRAR QUE ESOS SUEÑOS PUEDEN SER POSIBLES…

Hoy realmente no sé si es tan necesario viajar a Buenos Aires como para poder realizar el sueño de grabar una canción, subirla a una plataforma, que tenga su videoclip, porque hoy se puede hacer un video con el celular, podes grabar en tu casa. Obviamente que tal vez el resultado de un estudio de grabación en Buenos Aires y de trabajar con un equipo de producción de video sea mejor que hacerlo solo, pero no hay excusas para poder soñar, para poder grabar, para poder seguir adelante. Son momentos difíciles los que estamos pasando como país, pero nos permitimos seguir soñando, seguir grabando, seguir recorriendo el país abriendo puertas y ese es el mensaje que quiere dar la canción.

TAMBIÉN QUEDA CLARO QUE, AL MARGEN DE TODO EL AVANCE DE LAS TECNOLOGÍAS Y DE LA VIRTUALIDAD, LA CANTADA SIGUE APOSTANDO A UNA IDENTIDAD, A ESA RAÍZ QUE SIGNIFICA EL CARNAVALITO…

En lanzamientos anteriores siempre dijimos que nuestra bandera es el carnavalito y que el carnavalito es 100% exportable al mundo porque tiene la misma división musical que el reguetón, por ejemplo, que se escucha en todo el mundo. Esta canción, ‘Qué locura’, tiene mucho de música urbana, pero tiene el color del charango típico de nuestra música y nuestras voces, que no somos Daddy Yankee cantando una canción. Nuestras voces son netamente folklóricas, están identificadas con esta provincia maravillosa que es Jujuy y con el carnavalito, así que lo que van a escuchar es una propuesta nueva, una canción nueva con color folklórico y también con una fusión con lo que se está escuchando ahora, que es la música urbana, latinoamericana con la simple intención de seguir abriendo puertas a través de la canción.

SE TRATA DE UNA PROPUESTA NUEVA, PERO EN LA QUE SUBYASE TAMBIÉN LA ESENCIA DE LA CANTADA QUE ES LLEVARLE ALEGRÍA A LA GENTE, ¿QUÉ SIGNIFICA ESTO PARA USTEDES?

A eso nosotros lo descubrimos con ‘La llama que baila’, porque antes de ‘La llama’ nosotros teníamos repertorio siempre propio, teníamos carnavalito, hacíamos chacareras, hacíamos zamba, pero cuando apareció ‘La llama que baila’ nosotros sentimos que la gente necesitaba alegría en un festival. Obviamente que las zambas son maravillosas, las chacareras y en un festival de siete, ocho o diez horas hay tiempo para todo, pero en el momento que solíamos el escenario lo que sentíamos con mi hermano Oscar era que teníamos que compartir con la gente nuestra música y darle una alegría y que se transforme en un ida y vuelta. Cantar, bailar, saltar; invitarlos a bailar el carnavalito, hacer un trencito, hacer el pasito de ‘La llama’ el pasito del coya. Desde ‘La llama’ empezamos a proponer canciones alegres para compartir con la gente y también para que vayan proponiendo no solamente canciones nuevas, sino también pasitos; creo que nosotros fuimos los primeros en sacar un baile distinto en la música folklórica que fue el pasito de ‘La llama’. Ya pasaron nueve años, pero ahora sacamos una versión para alentar a la Selección Argentina en el Mundial y nos llegan videos de todo el país, de la gente, de los chicos en las escuelas. También esta nueva canción viene con la intención de querer hacer lo mismo, compartir con la gente, llevarle alegría, que podamos producir ese ida y vuelta después en vivo, donde la gente siempre participa, baila. La Cantada se ha transformado en un encuentro de la familia con la música.

ME DECÍAS QUE YA PASARON NUEVE AÑOS DESDE “LA LLAMA QUE BAILA” Y TODO LO QUE ESA CANCIÓN SIGNIFICÓ PARA USTEDES, ¿QUÉ PASÓ CON USTEDES EN TODO ESTE TIEMPO? ¿CÓMO IMPACTÓ EN SU MANERA DE CONCEBIR LA MÚSICA, CON SUS SUEÑOS DEL COMIENZO?

Sinceramente no perdimos el foco, porque cuando arrancamos con mi hermano, lo que consideramos fue que cada momento que vivamos con La Cantada sea para disfrutar. Obviamente que hubo un tiempo muy difícil durante la pandemia, que nos tocó a los músicos, a los artistas que los espectáculos cerraran sus puertas en todos lados. La pasamos mal, pero siempre fue un lema entrar a grabar el estudio y disfrutarlo, subir a la combi para una gira y disfrutar el viaje, hacer una nota y disfrutarla, cada paso que damos disfrutarlo y lo que ha pasado con esta canción, con ‘Que locura’, es que me nace a mí en el primer show que tenemos después de la pandemia, que fue en Chaco. Había pasado un año y medio, casi dos años que no tocábamos y entonces uno ya se empezaba a preguntar ‘¿qué pasará con la gente, se acordará de nuestras canciones’? Empezábamos a entrar en duda con mi hermano y la verdad que fuimos a Chaco, donde había unas 600 personas y apenas entramos al lugar la gente nos empezó a saludar, a sacarse foto con nosotros, y cuando subimos a cantar a mí realmente se me cayeron las lágrimas porque después de haber pasado un año y medio encerrados y no poder hacer lo que a nosotros nos gusta, que es hacer música y sobre todo compartir con la gente pudimos volver a hacerlo. Nos habían sacado eso, lo que a nosotros más nos gusta, que es subir a un escenario y cantarle a la gente, darle alegría, verlos sonreír. Ver a la gente sonreír, bailar y cantar fue una cosa muy positiva. Cuando salimos de ahí y veíamos en viaje, yo le dije a mi hermano y a quienes nos acompañaban: ‘¿se dan cuenta qué loco, qué locura que sigamos cantando que sigamos soñando?’ y de ahí nace la idea de la canción, que dice ‘qué locura que sigamos soñando, que todo el mundo canta la canción que escribimos después de lo vivido’; allí comienza el sueño de la canción.

¿QUÉ ES LA MÚSICA PARA USTEDES? ¿CÓMO LA RESIGNIFICARON LUEGO DE HABER PASADO LA PANDEMIA?

La música es parte de nuestro cuerpo, de nuestro hábitat, es parte de nuestra vida. Obviamente que lo tomamos como un trabajo, es nuestro medio de vida la música, así que yo creo que como todo trabajador cuida su trabajo y lo ama. Tenemos la fortuna de amar la música, de vivir para la música, con la música, de la música y obviamente que también dependemos de la apertura y el recibimiento de las canciones en el público. Sin en público, sin esto que estamos haciendo para que la música llegue a la gente, el artista no existe. Un poco es lo que nos dejó también la pandemia, no somos nada sin la gente, porque vos podés sacar un disco o hacer un video o hacer un concierto en vivo online, virtual, pero realmente no es lo mismo. Entonces agradecemos a Dios que se haya podido volver a esto, a cantar en vivo y a reencontrarnos con el público.

TUVIERON ALGUNOS HITOS IMPORTANTES A LO LARGO DE SU CARRERA: “LA LLAMA QUE BAILA”, LOS MILLONES DE VISTAS EN YOUTUBE, ¿QUÉ DESAFÍOS LES PLANTEA ESTO? ¿ESTÁN PENSANDO EN PEGAR UN NUEVO SALTO O LO VIVEN DE MANERA NATURAL, PENSANDO QUE ESTAS COSAS PUEDEN PASAR?

Como desafío no, sí como lo que precisamente dice la canción, como sueños que queremos que se hagan realidad. Habíamos hecho La Trastienda en Buenos Aires, que no nos había ido muy bien, pero luego hicimos el teatro Premier en la calle corriente y lo llenamos, y eso fue un sueño cumplido, pero no era en realidad que nosotros soñamos con cantar en el Teatro Premier. Disfrutamos y queremos que se vayan dando las cosas. Como decía recién, nosotros dependemos de la gente. Si la canción le llega a mil personas tenemos límites y si le llega a un millón de personas ya ese límite se hace más amplia. Ojalá podamos cantar en el Gran Rex, en el Luna Park, ir a Chile, recorrer otros lugares que todavía no cantamos en el país, porque Argentina es muy grande. El objetivo con mi hermano, sinceramente te lo digo, es hacer música, disfrutar y que la música nos vaya abriendo las puertas que nos tenga que abrir.

¿CÓMO ESTÁN VISUALIZANDO EL ESCENARIO MUSICAL ACTUAL?

Tengo la visión de lo que está pasando con el folklore: noto que el folklore se ha estancado, se ha quedado en un pozo y por ahí yo lo noto más que nada entre los adolescentes, que no escuchan folklore y escuchan otro tipo de música. Hay una rama del folklore que en el norte está andando muy bien, que es La Chaqueñeada, la música que hace el Chaqueño Palavecino, pero es regional: Jujuy, Salta, Formosa, todavía no sale de ahí. Observo el fenómeno del trap argentino, o el rap, o la música urbana y veo que son todos changuitos de 20, 21, 23, 25 años que nos están mostrando algo con el tema de las colaboraciones, de juntarse, de darse una mano mutuamente, que eso no pasa en el folklore. En el folklore cada uno hace lo suyo y lo cuida y realmente yo creo que tenemos que hacer una apertura, sobre todo los que están número uno; hacer una apertura y si se hace una colaboración hacerla realmente con un objetivo mutuo. Nosotros hemos grabado con Sergio Galleguillo, con los Tekis, con Jorge Rojas, pero no se lo tomaba de esta manera que estoy diciendo, se lo tomaba como grabemos juntos, salía la canción y chau, pero no había lo que se ve hoy en las redes de los chicos que cantan música urbana, que hacen un trabajo de colaboración realmente y creo que eso suma muchísimo. Nosotros tratamos de aportarle a la canción un poco de lo que se escucha hoy para atraer a los chicos también al folklore. Eso nos dimos cuenta con ‘La llama que baila’ al ser algo nuevo, diferente, al ser un personaje, una base tal vez diferente desde lo musical, un bombo electrónico; así sonó en boliches, discotecas, en pubs, en las escuelas y eso fue una apertura y a partir de ‘La llama’ los chicos querían descubrir qué otra canción teníamos y llegaron a canciones como ‘Jujeño soy’, que es una canción importante para nosotros, que es nuestro documento de identidad. Nos pasó de estar en un festival en Catamarca, que nada tiene que ver con Jujuy, y que la gente cantara ‘La llama’ y cantara ‘Jujeño soy’. Nosotros tratamos de sumar.

HAY UNA MOVIDA IMPORTANTE A NIVEL POLÍTICO RESPECTO DEL NORTE GRANDE, ¿PENSÁS QUE DE ALGUNA MANERA SE PUEDE TRASLADAR A LA MÚSICA Y QUE HAYA UN POCO MÁS DE SOLIDARIDAD, DE COMPARTIR ENTRE LOS ARTISTAS?

Ojalá que sí; el resultado hasta hoy es que no hay eso de que los número uno le abran la puerta a otros que vienen ahí. No hablo de que te apadrinen, sino de juntarse como hacen estos chicos y decir ‘bueno, a ver, cuál es la canción que a los dos nos puede llegar a servir o a abrir puertas’, más allá de que vos tengas diez años de carrera y 100 millones de seguidores y nosotros tengamos un año de carrera y cien seguidores. Que haya esa comunión y esa fe y se pueda pensar en el bien para los dos artistas y para la música. Hoy no lo veo en el folklore lamentablemente. Ojalá ocurra.

HACIENDO UN POCO DE REFERENCIA A “QUÉ LOCURA”, ESTA CANCIÓN QUE YA PODEMOS DISFRUTAR, ¿CUÁL ES LA MAYOR LOCURA QUE COMETIERON CON TU HERMANO EN LA MÚSICA?

Lo más loco que hicimos fue hacer el vIdeo de ‘Coya Dance’ en Las Vegas (Estados Unidos); llevarlo de Jujuy a Las Vegas. Mi hermano utilizó esa palabra en ese momento: ‘vos estás loco’, cuando le dije ‘che, nos tenemos que ir afuera a hacer el video, llevarlo al Coya a Buenos Aires’. En realidad, el objetivo era llevarlo al coya, que era el mensaje de llevar el carnavalito a la ciudad, de los cerros a la ciudad. Y con el coya queríamos dar un paso más y mi hermano decía ‘llevemos al coya al Obelisco’ y le digo: ‘pero hoy te vas hasta Tucumán, te tomás el tren, llegas a Buenos Aires; tomás un colectivo, un avión y estás en Buenos Aires, tenemos que ir a otro lado’. Primero había surgido la posibilidad de Dubái, porque tenemos un amigo ahí y después apareció Las Vegas y fuimos a Las Vegas porque allí se concentra gente de todo el mundo. Grabamos en Jujuy una parte y de repente, a la semana siguiente, estábamos en Las Vegas con el coya y cantando un carnavalito ahí; eso fue muy loco pero lo pudimos hacer.

¿SE VIENE AHORA LA GIRA? ¿YA ESTÁN PENSANDO EN SALIR?

Sí, sí, claro. La temporada fuerte del folklore es el verano siempre, así ya tenemos fechas cerradas en Catamarca, en Salta, en Jujuy obviamente. Vamos armando la agendita. Siempre que nos llamen nosotros queremos estar, compartir, y tener ese ida y vuelta maravilloso que es el vivo, cantar en vivo y poder disfrutar de la música.

SOBRE LA CANTADA. Dúo de música folklórica, popular, formado por los hermanos Néstor y Oscar González oriundos de San Pedro de Jujuy, comenzaron a recorrer el país con el sello propio de su música que los caracteriza y los posiciona como uno de los grupos más requeridos en todos los festivales del País.

Con tres discos grabados, el primero “TIERRITA”, “LA CANTADA” el último llamado “CARNAVALITO” con el sello Sony Music.

Además de lo netamente musical “La Cantada” tiene videos que causaron furor en la plataforma YouTube, como “La Llama que Baila” recientemente incorporada al “REINO INFANTIL” LA GRANJA DE ZENON, (algo impensado para grupos argentinos de folklore), trascendiendo las fronteras de Argentina, llegando a Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, y otros países. El videoclip de “EL Coya Dance” fue grabado en Jujuy y en Las Vegas – EEUU. En el año 2012, 2013, 2016 participaron del festival más importante de folklore de nuestro País, Cosquín. En el año 2014 recibieron el “PREMIO REVELACION” del Nacional de Festival de Doma y Folklore de Jesús María.

Entre sus presentaciones más destacadas en teatros de nuestro país se destacan: La trastienda (Buenos Aires) Teatro Premier (Buenos Aires) Teatro Mitre (Jujuy), Espacio Quality (Córdoba) Teatro San Martin (Tucumán). Interpretar el Himno Nacional Argentino en el Tech Match, Los Pumas vs, Georgia en estadio 23 de agosto, recital en el Salón Blanco de La Casa Rosada en el año 2013.

Fueron nombrados Ciudadanos Destacados de la Cultura por el municipio de San Pedro de Jujuy, y Embajadores Culturales de Jujuy por la legislatura provincial.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp