Una escritora africana ganó el prestigioso Premio Arthur C Clarke de ciencia ficción

Una escritora africana ganó el prestigioso Premio Arthur C Clarke de ciencia ficción

La profesora, feminista y escritora Namwali Serpell eliminó de la competencia a autores prestigiosos como al ganador de 1986, Adrian Tchaikovsky, y a la ganadora del Premio Hugo 2020, Arkady Martine.

La escritora africana Namwali Serpell ganó el máximo galardón de ciencia ficción del Reino Unido, el Premio Arthur C Clarke, por su primera novela “The Old Drift”, a la que los jueces describieron como “ciencia ficción sigilosa”.

La primera novela de la autora cuenta las historias de tres familias durante tres generaciones, desde el asentamiento colonial en las cataratas Victoria a principios del siglo XX hasta llegar a la década de 1960 cuando Zambia intenta enviar a una mujer a la Luna en un futuro cercano. Una mezcla de historia contrafáctica, realismo mágico y ciencia ficción.

La profesora, feminista y escritora Serpell (Lusaka, 1980) eliminó de la competencia a autores prestigiosos como al ganador de 1986, Adrian Tchaikovsky, y a la ganadora del Premio Hugo 2020, Arkady Martine.

El premio fue creado por el propio Arthur C. Clarke con el objetivo de promover la ciencia ficción en Gran Bretaña y se otorga a la mejor novela de ciencia ficción del año.

El presidente del jurado, Andrew M Butler, calificó a “The Old Drift” (“La vieja corriente”) como “una saga familiar extraordinaria que abarca épocas desde Cecil Rhodes hasta Rhodes Must Fall, y más allá”, y lo elogió por “cuestionar el colonialismo desde adentro y señalar la ciencia ficción de los acontecimientos cotidianos”.

“El Old Drift” es, como dijo uno de nuestros jueces, ‘ciencia ficción sigilosa’, con la herencia y la infección en su corazón -dijo Butler-. Nuestro mundo devastado por la pandemia nos recuerda lo conectado que ha estado nuestro mundo durante el último siglo o más, y este libro apunta a la naturaleza global de la ciencia ficción”, según informa el periódico The Guardian.

El ganador del premio el año pasado, Tade Thompson, calificó a “The Old Drift” como “la gran novela africana del siglo XXI”.

En su cuenta de Twitter @namwalien, la ganadora se mostró muy sorprendida y agradeció al jurado y, en especial a Thompson: “Significa mucho para mí tener este reconocimiento por mi novela: los lectores de Ciencia Ficción son increíblemente exigentes. ¡Gracias!”, indicó.

Los últimos capítulos de “The Old Drift” describen un futuro cercano en el que los dispositivos llamados Beads, un poco como los teléfonos inteligentes, están injertados en las manos humanas. Como era de esperar, rápidamente se convierten en una herramienta para la vigilancia y el control del gobierno. Mientras tanto, se está probando una vacuna desarrollada con dinero extranjero en zambianos. “La gente humilde siempre ha sido un gran conejillo de indias”, comenta un personaje con amargura.

En los capítulos finales, tres jóvenes, descendientes de los tres linajes familiares trazados en “The Old Drift” montan una revolución utilizando mosquitos robots, diminutos drones con energía solar, para montar un ataque a un sistema de opresión en el lugar desde la fundación de Zambia.

Serpell nació en la capital de Zambia y se mudó a los Estados Unidos cuando era niña. Según el análisis del jurado de Clarke y autor Stewart Hotston, “ella fue una de las catorce personas de origen africano cuyo trabajo fue presentado para el premio en 2020, de 121 presentaciones. Solo tres de los catorce eran británicos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

dieciocho + 13 =