Volver a vivir

Volver a vivir

A lo largo de los 60 años que lleva junto a la música, vivió hechos y circunstancias muy particulares. Sin embargo, siempre puso de manifiesto una notable capacidad de adaptación, imperecedera, como esos grandes hits que supo acuñar y que aún nos acompañan. Ahora, desde el streaming impuesto por la pandemia, Donald le canta al amor en un volver a vivir de la mejor manera en que puede hacerlo: con amigos y canciones.

De generación en generación. Así es como Donald Clifton Mc Cluskey (o simplemente Donald) ha transmigrado a través de la música a lo largo de los últimos 60 años en los que siempre fue protagonista. De su propia historia y de la nuestra. Desde que irrumpió en el mundo del espectáculo, allá por los años ’60 del siglo pasado, supo construir una carrera que fue mucho más que una onomatopeya dentro de una canción que se volvió un éxito de todos los tiempos. Sucumdum, Sequeten Sequeten, Racatacata, Poponsh Poponsh, Scaba badi bidu y Chequendengue, sólo por nombrar algunas de aquellas palabras inventadas, fueron también una manera de poner de manifiesto su notable capacidad de adaptación a los hechos y las circunstancias y de alzar su voz para cantar a la felicidad, incluso en tiempos grises como los que estamos atravesando.

Con las condiciones que impone la pandemia, el músico se prepara ahora para una celebración muy especial: el próximo 24 de julio a las 21.30 festejará nada más y nada menos que seis décadas junto a la música en un show que dará por streaming y que se denomina “Donald le canta al amor” a manera de anticipación el carácter romántico que tendrá esta noche de gala a la que el cantante asiste como un volver a vivir de la mejor manera en que puede hacerlo: con amigos y un puñado de muy buenas canciones.

“Estoy muy contento, pero también desacostumbrado a este ritmo, bienvenido sea. Para mí es como un volver a vivir. Hace 60 años que estoy cantando, pero esto me lleva a mis comienzos. Un montón de recuerdos y un poco en eso se va a centrar el streaming, en esos primeros dos o tres años en que comencé a cantar, en los ’60; después vino la época de oro de los ’70, cuando más requisitoria de prensa hubo”, afirma Donald desde su reducto en San Isidro a 1591 Cultura+Espectáculos, en la previa de una noche que seguramente para él, al igual que para sus seguidores de toda la vida, será inolvidable.

Nacido el 9 de julio de 1946, casado hace 48 años con Verónica Zemborain, el reconocido artista tiene cuatro hijos y nueve nietos. Cantante, compositor y conductor de televisión, protagonizó tres películas en aquellos tiempos de gloria: “En una playa junto al mar”, con Evangelina Salazar, Jorge Barreiro y Eddie Pequenino; “Siempre fuimos compañeros”, junto a Rossana Falasca, y “Un viaje de locos”, con Taryn Power (la hija de Tyrone Power), Marcelo Marcote, Antonio Gasalla, Carlos Perciavalle y Juan Alberto Mateyko. En los ’80 se radicó en los Estados Unidos y al volver todo había cambiado. Sin embargo, el recuerdo de sus canciones más pegadizas en el inconsciente colectivo, le permiten integrar -como suelen decir por allí, la imaginaria categoría de “artistas sin fecha de vencimiento”. 

“En estos 60 años nunca deje de cantar. He tenido momentos más encumbrados, más desapercibidos, pero nunca deje de cantar. Empecé a cantar hace 60 años en el show de Antonio Prieto, ahí debuté cantándole a gente que no veía, a un público imaginario, a través de las cámaras de televisión. Mi primer contrato fue en Lima, Perú, acompañando a Raúl Lavié, que en esa época no cantaba tangos, sino boleros y me tocaba abrir el espectáculo cantando tres canciones en inglés. A la vuelta de ese viaje me di cuenta que había que cantar en castellano, porque yo venía cantando en inglés canciones de Sinatra y estaba de moda El Club del Clan, y paralelamente a la nueva ola estaban muy de moda en Buenos Aires los boleros, tanto que Palito Ortega, que era el rey del Club del Clan compuso un bolero, ‘Sabor a nada’, no pudo resistirse a la tentación y la pegó internacionalmente con esa canción, que la voy a cantar en el streaming, una versión muy modesta de mi parte, pero que espero que guste”, recuerda Donald sus principios y anticipa algo de lo que se podrá ver este sábado, cuando el cante al amor a través de los boleros. 

“Un poco de eso, en resumidas cuentas, es de lo que se va a tratar el streaming, de mis primeros dos o tres años con la música, un breve paso por los años ’70 que fueron mis años dorados. Va a ser más o menos una hora de actuación con los músicos que nos acompañan, voy a cantar con amigos, algunos muy famosos, otros no tan famosos como cantantes pero que cantan muy bien y que son amigos míos. La idea es pasar un rato lindo, con canciones muy conocidas por la gente como ‘Sabor a nada’, ‘Sabor a mí’, ‘Contigo en la distancia’, ‘Reloj’, ‘La otra tarde vi llover’, todos esos boleros tan famosos que estuvieron muy de moda en los ’60”.

¿CÓMO SURGIÓ ESTA IDEA DEL STREAMING Y DE LOS BOLEROS?

El Artífice de la idea fue Miguel Ángel Castellarín, que es el director de orquesta, baterista, a quien se suman ocho músicos nos van a acompañar. Me prendí inmediatamente a esa idea; hay muchos boleros que son muy divertidos para cantar entre amigos, no tratando de emular a los cantantes originales, porque son inimitables. No se trata de salir a lucirnos, a hacernos los grandes cantantes, sino de encontrarnos con la gente a través de la pantalla y con los amigos en el estudio.  

¿ES UN DESAFÍO DIFERENTE ESTA MODALIDAD DE SHOW QUE IMPONE LA PANDEMIA?

Es diferente porque anteriormente uno llegaba en forma popular o masiva a través de la televisión, de la radio, del cine y uno imaginaba, o trataba de imaginar a la gente que podía estar mirándote, oyéndote, pero el público era invisible, no se lo veía. Luego con los años comenzaron a aparecer las actuaciones con público presencial y uno podía ver las reacciones; esto es como una vuelta, pero con los nuevos medios de comunicación, los medios on line y vamos a ver qué pasa, es toda una aventura.

ADEMAS DEL REPERTORIO DE BOLEROS QUE ELIGIÓ PARA ESTE CONCIERTO VÍA STREAMINNG, ¿VAN A ESTAR TAMBIÉN SUS HITS, ESAS CANCIONES QUE LA GENTE SIEMPRE QUIERE Y ESPERA ESCUCHAR?

Mis hits van a ser muy poquitos, dos o tres, porque en realidad va a ser un show de hits, los hits de los boleros, que fueron de todos, porque todos nos apropiamos de esos hits. Estoy dejando mis hits de lado, aunque no totalmente, algunos voy a cantar: “Tiritando”, “Compañeros”, “Cosquillas” y “El milagro de tus ojos”, los voy a cantar. Pero se trata de elegir hits que fueron de todos, de una época y que la mayoría de la gente de mi generación y de algunas generaciones que siguieron los conocen. Los jóvenes también los conocen en versiones más actuales de Luis Miguel y otros cantantes extraordinarios, pero en este streaming las vamos a hacer como se hacían hace 60 años atrás, con ese sonido, y veremos qué pasa. 

¿CUÁLES SON LAS EXPECTATIVAS EN ESE SENTIDO?

Las expectativas son muchas, muchísimas. Hice un primer streaming que me fue muy bien, aunque fue realizado de forma muy casera, con el celular propio y algunos videos que me enviaron mis nietos de Hawái. Después hice un segundo streaming en Hawái con un cantante norteamericano, Lucas Nelson, que es hijo de Willie Nelson que fue visto por miles de personas, y este tercer intento que es impredecible saber la cantidad de gente que pueda entrar o no, pero así sean uno, diez, cien o un millón, ahí voy a estar cantando. No le tengo miedo a este tipo de desafíos; hay otros que sí, pero no importan. Dicen que el miedo no es sonso, yo digo que al miedo hay que combatirlo.                    

¿EN ALGÚN MOMENTO DE ESTA PANDEMIA SINTIÓ ALGÚN TEMOR?

Me afectó mucho en un primer momento, hubo un gran bajón anímico, pero estuve 110 días en Hawái con mis hijos; tengo allá dos hijos y cuatro nietos, y tengo acá, en Argentina dos hijos y cinco nietos en Argentina. Esa temporada que pasé en Hawái tuvo un efecto sanador, volví con mucha alegría, viendo un horizonte muy amplio y con muchas ganas de hacer cosas nuevas. La de esta pandemia es una experiencia más de vida, pero es una flor de experiencia, para mí y para todos; creo que nadie se salva de esta, para los artistas en general ha sido terrible y me tocan las generales de la ley.

ADAPTARSE O QUEDAR AFUERA

“Me voy adaptando, procuro adaptarme porque es adaptarse o quedar afuera. Todavía me siento joven, cumplí 75 años hace poco, empecé a los 15 a cantar, pero siento que tengo cuerda para rato”, asegura Donald, artista que nació en el seno de una familia de músicos. Su padre fue el recordado Don Dean, una figura muy reconocida del jazz y el swing, y sus hermanos fundaron aquella recordada banda The Mac Ke Mac’s, cuya repercusión era tal que llegaron a ser invitados a participar en El show de Ed Sullivan de la televisión norteamericana.

“Me siento bien, con ganas y con mucha fuerza. En cierta forma agradezco todas las situaciones, las difíciles, las trágicas, las tristes, porque todas forman parte de la vida y uno va creciendo gracias a eso. Lo importante es lo que uno tiene en mente y en mi mente siempre estuvo ir para adelante, cueste lo que cueste; lo sigo sintiendo y sigo actuando así”, afirma a 1591 Cultura+Espectáculos quien este sábado 24, entre otras figuras, estará acompañado por Dany Martin y César Banana Pueyrredón. 

A LO LARGO DE SU EXTENSA CARRERA FUE PASANDO POR DIFERENTES CIRCUNTANCIAS, HECHOS QUE FUERON POSITIVOS Y OTROS NO TANTO, ¿CÓMO ESPERA QUE SALGAMOS DE ESTA SITUACIÓN DE PANDEMIA, DE ESTE TIEMPO TAN EXTRAÑO QUE NOS TOCA VIVIR?

Veo con ilusiones que esto pase, que se pongan las cosas mejor, que se convoque a la gente a las actuaciones presenciales, que se pueda volver a cantar frente al público, tengo el deseo de que todo mejore. Así me muevo en mi vida personal y en mi vida artística. Es una actitud más que nada y si eso se transforma en un mensaje, mejor aún, que sea un mensaje que les sirva a todos. Los ojos los tenemos adelante, no los tenemos en la nuca. Y por qué los tenemos adelante, para mirar hacia adelante, no para mirar para atrás, aunque el pasado me favorezca, porque hasta el día de hoy sigo cantando esas canciones que canté hace 60 años, propias y ajenas. 

¿CUANDO VE HACIA ATRÁS, QUÉ VE?

Es más bien algo como irreal, toda mi vida transcurrió de esa manera. Defino a mi vida como una vida de película o de novela. Me suena irreal, cuando fue real. Es parte del misterio de la vida misma, cuánto hay de real, cuánto hay de irreal, es un bello misterio. Evidentemente mis canciones tienen que ver con los sueños, siempre he sido un soñador y gracias a Dios pude concretar o cristalizar esos sueños en canciones, en acciones, en cuestiones que me pasaron.

¿Y CUÁLES SON LOS SUEÑOS AHORA?

Los sueños ahora son muchos, lo que me sobran son ilusiones y proyectos, tengo infinidad. Ocurre que es muy difícil plantearse objetivos a corto plazo por las circunstancias, pero ya tengo uno en mente que es este próximo streaming, que salga lo mejor posible, que le guste a la gente y disfrutar cantando. ese es mi próximo objetivo más inmediato. 

CON LOS PIES EN LA TIERRA

Las canciones de Donald habitan en un lugar de privilegio, ese que está destinado a muy pocos. A los elegidos o los “tocados”, a los que entran en una categoría a la que todo artista quisiera ingresar: la popularidad. Fueron muchas las melodías que el cantante logró instalar rápidamente para ser repetidas luego por las multitudes que compraban sus discos, llenaban los clubes y estadios donde se presentaba y agotaban los tickets de los cines donde se proyectaban sus películas, producciones para un público familiar que solían llevar por título el nombre de alguna de sus canciones. Pero, incluso, algunas de esas composiciones llegaron un poco más allá y, lejos de quedarse en una mera repetición, fueron marcando diferentes épocas, hasta llegar a este presente en que siguen sonando, permeando el paso del tiempo y de las generaciones. Sin embargo, lejos de subirse a ningún pedestal, Donald vive aquellos éxitos vigentes con simpleza y humildad. Sin estridencias. Con los pies en la tierra.

“No me la creo, no. Si me han hecho sentir que puedo ser un referente. Pasó, pero, así como pasó, pasó. Ahora hay que ir para adelante. Lo pasado, no te digo que pisado, pero pasado. Es lindo todo lo que tenga que ver con los hits, con la música, con los discos, con las películas, pero lo más lindo que pasé en mi vida es estar con mi familia, mi mujer, mis hijos, mis nietos, con los amigos. Unir a la música con los amigos es un poco la fórmula que voy a tratar de llevar adelante en el streaming”.   

¿HAY ALGÚN MOMENTO EN SUS DÍAS EN QUE NO LO ACOMPAÑE LA MÚSICA?

A la música la llevo conmigo a donde voy; no digo canciones, ni discos, ni nada, sino como una vibración interna, algo que, en algún momento, frente a una cuestión que me gusta o disgusta me vibra adentro. A partir de allí, puede llegar a salir una canción hermosa o una canción horrible (risas). La música la mamé desde chico, crecí oyendo música en casa, donde había una colección de música increíble. Me pasaba horas oyendo esos discos; algunas de esas cosas las incorporé, fueron sacadas de ahí, inconscientemente, pero las saqué de ahí.

¿PERO ES CONSCIENTE DE QUE SU MÚSICA PASÓ DE GENERACIÓN EN GENERACIÓN Y QUE SIGUE VIGENTE?

Soy consciente porque tengo nietos y he visto como maestras jardineras les cantaban canciones de las mías, junto con las de Pipo Pescador y muchos otros intérpretes. Me doy cuenta que se va pasando de generación en generación a través de terceras personas. 

¿Y A DÓNDE LE GUSTARÍA LLEGAR CON LA MÚSICA? ¿A QUÉ LUGAR QUE NO HAYA LLEGADO AÚN?

Las Vegas. Me gustaría llegar ahí, donde vi grandes shows hace muchos años atrás. Siempre deseé estar ahí. Tengo muchos referentes en la música, no como modelos para imitar, sino para disfrutar. De ahí fue saliendo un estilo propio, a pesar de tener una voz y un registro limitado. Reconozco que tengo mucha suerte, porque sin ser un gran cantante, he cantado toda mi vida, y eso tiene su mérito también. Y hasta que dé, seguiré cantando.    

SOBRE DONALD – UNA VIDA COMPLETA DEDICADA A LA MÚSICA

Donald es un cantante argentino de pop latino y balada, que alcanzó fama en los 60´s y 70´s. Su nombre es Donald Clifton McCluskey y nació en Buenos Aires el 9 de julio de 1946. Es intérprete de recordados éxitos como “Tiritando”, “En una playa junto al mar”, “Siempre fuimos compañeros”, entre otros. También se desempeñó como actor en varias películas.

Este artista proviene de una familia con historia musical en la Argentina. Su padre fue Don Dean, músico de jazz estadounidense que triunfó en Argentina en 1932, al frente de su banda Don Dean y los Estudiantes de Hollywood, con su hit discográfico “Bailando en el Alvear”. Sus hermanos, Álex y Buddy, fundadores junto a Eduardo Morel Quirno en los años 50´ del exitoso grupo vocal The Mac Ke Mac´s, descollaron en radio, discos y televisión, al punto de que por su trascendencia fueron invitados a presentarse en el programa número uno de la televisión estadounidense de ese entonces, El show de Ed Sullivan. Patricia Dean, hermana menor de la familia McCluskey, también obtuvo un resonante éxito cantando en castellano en su campaña discográfica de CBS, con temas como “Qué locura inmensa”, entre otros.

Donald hace su debut como cantante en 1960 en el show de Antonio Prieto, transmitido por Canal 13, y posteriormente en 1963 ingresó al elenco estable de “Ritmo y juventud”, ciclo semanal que se transmitía los domingos por la pantalla de Canal 11 de Buenos Aires, y en donde permaneció actuando durante dos años consecutivos.

Su carrera discográfica comienza en 1962 grabando para Music Hall el LP Voz de juventud.

En 1968 graba para la compañía discográfica RCA Víctor la canción “Tiritando”, rock lento compuesto por Nono Pugliese. Donald, modifica el ritmo y lo denomina “sucundum”, que a partir de ahí se convierte en marca registrada del cantante. La canción, sin embargo, no trascendió hasta 1969 cuando Nono Pugliese, de profesión publicista, lo incluye en un aviso de televisión para la marca de cigarrillos Chesterfield. A la semana de estar en el aire, el LP comienza a venderse a razón de 17.000 discos diarios y en pocos meses llegó a más de 600.000 copias. La imagen de Donald se vuelve así familiar en todos los hogares argentinos. A partir de ahí logra una sucesión de éxitos, siempre con letras alegres y pegadizas tales como: “Una playa junto al mar”, “Celosa, celosa, celosa», “Siempre fuimos compañeros”, “Todo tiene música”, “Cosquillas” y “Saba badi bidú”, entre otros.

En 1983 lanzó por Microfon dos LP, Vamos a la playa y Dolce Vita, con versiones en castellano de temas éxito del verano europeo.3 La canción “Vamos a la playa” es lanzada meses antes que la versión original, interpretada por el dúo italiano Righeira.

En abril de 2013 presenta en la plataforma de música por internet Soundcloud dos nuevas canciones, tituladas “El secreto (está en ti)” y “Pura vida”, compuestas respectivamente por Carlos Tomás Sención y el Dr. Bonomi, ambas con música de Donald.

UN SHOW INOLVIDABLE: DONALD LE CANTA AL AMOR, ESTE SÁBADO, A PARTIR DE LAS 21.3 Y VÍA STREAMING

El famoso canto-autor Donald (Tiritando, Sucundum, Compañeros, Chequedengue, El Milagro de tus ojos, En una playa junto al mar) se presentara el Sábado 24 de Julio con su show musical por streaming titulado: “Donald le canta al amor”.

¡Este show será único! Ya que lo acompañaran ocho músicos:

Miguel Ángel Castellarín: Batería y Dirección

Juan Martínez: Guitarra

Norberto Córdoba: Bajo y Contrabajo

Francisco Cirimele: Piano

Roberto Cabrera: Percusión

Ana Laura Avalos: Coros

Rodrigo García: Coros

Giuly Vaninetti: Coros

Interpretarán las canciones románticas de ayer, hoy y siempre:” Inolvidable”, “Tu pañuelo”, “Frenesí”, “Contigo en la distancia”.

Te invitamos a este show de gala desde la comodidad de tu casa.

A un año del fallecimiento del Maestro Armando Manzanero, Donald le rinde homenaje a dicho artista y los cantantes de boleros, junto a destacados amigos- artistas.

Cabe destacar, además, que festejamos los 60 años de trayectoria de Donald en la música. Es por ello que el cierre será con mucho ritmo y sucundum.

(La presente entrevista fue publicada en el suplemento 1591 Cultura+Espectáculos de diario NUEVA RIOJA)

Leave a Reply